Pexel

Cada vez más personas están abriendo debates basados en evidencias científicas de impacto social en relación con las masculinidades. Cada vez más profesorado de diversas edades hace tertulias dialógicas con artículos de esta sección de DF, y amistades y familiares aprovechan ocasiones como las quedadas en vacaciones para profundizar en la figura de los hombres en el presente y el futuro para tener sociedades más justas y también más felices. Por eso, aquí facilitamos un repaso del año en contribuciones realizadas desde esta sección de Nuevas Masculinidades Alternativas (NAM), con enlace a muchos de los artículos.

Las relaciones sexuales han sido objeto de varios artículos. Hemos aportado argumentos para la superación de los mitos sobre las agresiones sexuales y el sexo: ni es un derecho ni va de “técnica y habilidad”. Las NAM contribuyen a una verdadera revolución sexual, con la libertad y el consentimiento como claves. Podemos así desenmascarar a muchos que presionan a hacer cosas que no desean, cuando si estuviesen satisfechos con sus relaciones no coaccionarían. 

Hemos planteado que la educación formal puede contribuir a transformar las masculinidades hacia las NAM. Sobre todo si se hacen Actuaciones Educativas de Éxito, como tertulias dialógicas o grupos interactivos. Si hablamos de educación sexual, si esta está basada en evidencias científicas contribuirá a promover NAM, porque a ser hombre se aprende. Los chicos NAM lo necesitan, puesto que los retos a los que se tienen que enfrentar con sus iguales son difíciles y constantes.

Gracias a estos artículos hemos seguido profundizando en los valores de las Nuevas Masculinidades Alternativas. Si algo recordó el caso de Dani Alves o de Rubiales es que las NAM se posicionan del lado de las víctimas, son upstanders. Su seguridad les permite dejar en evidencia a los machirulos, y este año nos hemos centrado en aquellos que proliferan en Internet. De hecho, hemos expuesto el peligro de los grupos de hombres de la “Manosfera” o los “íncels”. 

Por otro lado, el optimismo es una decisión inteligente a reivindicar, también por muchos hombres con la mirada brillante de ilusión, puesto que genera muchas más mejoras sociales que el pesimismo pseudointelectual de que “todo va mal y no hay nada que hacer”. Para que no se nos olvide adónde queríamos ir realmente, cuenta mucho con quién nos relacionamos. Las NAM buscan y disfrutan de relaciones de calidad y amigos de verdad. Los NAM se hacen valer y eso permite aunar bondad con atractivo en los mismos chicos.

Hemos visto cómo ese éxito de chicos NAM puede generar que otras personas les ataquen por celos éticos, ante lo que tenemos que estar preparados. En cualquier caso, si nos unimos, cada vez más los chicos igualitarios tendrán más éxito que los dominantes y machistas, ganando atractivo gracias a su posicionamiento contra toda relación basada en la violencia o dominación. 

Hemos escrito sobre muchas otras cosas que nos ayudan a orientar muy diversas realidades o situaciones diarias desde un enfoque que genere mayor impacto social. Algunos ejemplos son el ambiente de trabajo, el voluntariado o espacios de fiesta. Por último, hemos aclarado desde las evidencias científicas muchos discursos que predominan en medios de comunicación, como por ejemplo, ante la peli de Barbie o la serie Machos Alfa. También hemos dejado claro que tras un hombre violento no hay un hombre vulnerable; que llevar las uñas pintadas no te hace más alternativo, o que la fuerza y la valentía no son valores tradicionales a eliminar de los hombres.

Seguiremos en 2024 aportando a un debate público riguroso y enfocado a la mejora de la humanidad, desde el prisma de las masculinidades. Porque, además, es que nos encanta hacerlo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación