Teano de Crotona

Las filósofas más antiguas que conocemos provienen del entorno de Pitágoras de Samos. Teano de Crotona es la pitagórica más famosa (a partir del 550 a. C). Nació en Crotona en el sur de Italia, donde Pitágoras había creado una escuela filosófica. 

De esta filósofa sólo se conserva un fragmento del tratado Sobre la piedad. Pero parece que escribió diversos tratados de filosofía, matemáticas y medicina. Se le atribuye, entre otras cosas, el teorema matemático de la “proporción áurea”. Se conoce así la división de un segmento a través de un punto, de manera que la parte mayor es al todo como la parte menor a la mayor.

Igual que Pitágoras, Teano era partidaria de una forma de vida que tiene como lema la medida y la prudencia. La finalidad de su filosofía es entender mejor el alma, que es inmortal y se reencarna después de la muerte. El cuerpo es una prisión del alma. El ser humano forma parte del mundo, que también tiene alma y origen divino. Jamás encontraremos la materia separada. Todo está relacionado con todo; no hay nada aislado. El mundo y el ser humano viven por naturaleza en armonía y deberíamos tener cuidado de no perturbar esta armonía. Se requiere ascesis y trabajo espiritual. Se atribuye un efecto positivo sobre todo a las matemáticas y a la música, ya que el número cuenta con un papel importante en estas dos disciplinas.

Para Teano, la filosofía estaba muy ligada a la práctica; evoluciona sin alejarse mucho de la normalidad de la vida diaria. Reflexionar sobre el sentido de la vida implica también preguntarse cómo dar sentido a la vida de cada día. No hay una separación entre teoría y práctica. 

Veamos unas palabras de Teano de Crotona, de su obra Sobre la piedad:

“Según he oído decir, muchos griegos piensan que Pitágoras afirma que todo ha sido engendrado por el número. Pero esta afirmación contiene una dificultad: ¿cómo podemos imaginar cosas que no son existentes y que pueden engendrar? Y es que Pitágoras no dijo que todas las cosas nacían del número, ya que en el número reside el orden esencial, y si dividimos el orden en primero, segundo y así sucesivamente, las cosas, que son contables, participan de este orden.”

En este texto tan breve ya puede apreciarse la complejidad del pensamiento de Teano. Igual que para Pitágoras, las matemáticas tienen para ella un papel importante.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación