La sólida evidencia sobre el importante papel de la experiencia social, las relaciones humanas y las interacciones sociales para influir en la arquitectura del cerebro, arroja luz sobre el papel relevante de las ciencias sociales en los estudios neurocientíficos. Por ello, el conjunto de evidencias acumuladas en las ciencias sociales sobre temas como la violencia de género son de gran relevancia para poder comprender mejor las complejas relaciones entre las experiencias sociales y el desarrollo neuronal.

Siendo la superación de la violencia contra la mujer un tema urgente en todo el mundo, el artículo publicado en AIMS Neuroscience “Socioneuroscience and its contributions to conscious versus unconscious volition and control. The case of gender violence prevention”, aborda cómo la consideración de la neurociencia en las teorías sociales y estudios de investigación ofrecen una nueva visión científica del cerebro humano, de gran utilidad para la investigación científica que emprende esta visión socioneurocientífica para proporcionar evidencias profundas que ayuden a resolver los problemas más urgentes que las sociedades de todo el mundo deben abordar y resolver. 

La socioneurociencia lleva a las ciencias naturales y a las ciencias sociales al diálogo igualitario en su esfuerzo conjunto de proporcionar mejores relatos científicos a toda la ciudadanía sobre su naturaleza humana y social. Al tener en cuenta el conocimiento acumulado sobre los temas de la exclusión y la violencia en las ciencias sociales, junto con el conocimiento de las ciencias de la salud y otras ciencias naturales, la investigación de la socioneurociencia puede proporcionar explicaciones científicas más matizadas sobre el impacto de la violencia y la discriminación en la arquitectura del cerebro.

La investigación en ciencias sociales aborda cada vez más la identificación de lo que se ha denominado actuaciones de éxito. La evidencia existente sobre los resultados positivos producidos por actuaciones de éxito implica nuevos espacios para que la investigación socioneurocientífica ilumine el camino sobre si las actuaciones de éxito en áreas sociales como la educación o el género constituyen experiencias que pueden tener un impacto positivo en la arquitectura del cerebro, amortiguando los efectos de la adversidad socioeconómica y de salud en el cerebro. Una cuestión central en la neurociencia ha sido la voluntad y el control consciente versus el inconsciente. La investigación socioneurocientífica puede proporcionar una nueva visión sobre este tema. En este artículo, se ilustra con el caso del impacto del discurso coercitivo dominante en la sociedad –causa de victimización por violencia de género– por voluntad y control individual.

A través de la experiencia repetida, el discurso coercitivo, junto con sus correspondientes conexiones neuronales, se refuerza. Este refuerzo puede producir respuestas emocionales más automáticas o inconscientes de manera que, ante conductas y actitudes masculinas agresivas, se pueda desencadenar el sentimiento de atracción. En tal situación, tanto la conciencia del individuo como su volición, están bajo el control del discurso social coercitivo. Sin embargo, todos los seres humanos tenemos agencia y conciencia crítica que se puede utilizar para cuestionar el control del discurso coercitivo dominante. El artículo pone como ejemplo la lectura del libro “Radical Love” (Gómez, 2004) como una experiencia exitosa que ayuda a las mujeres jóvenes a reconstruir los recuerdos de las relaciones afectivo-sexuales violentas en una dirección que motiva el rechazo a la conducta agresiva del hombre en la relación y el rechazo a las relaciones tóxicas en general.

En términos de investigación futura en socioneurociencia, nuevos estudios podrían hacer avanzar los resultados de esta y otras investigaciones al incluir, por ejemplo, el escaneo cerebral de los y las participantes antes y después de la intervención. Este análisis centrado en la plasticidad cerebral también podría realizarse en una investigación de intervención similar pero donde la lectura de “Radical Love” no individual sino colectiva, compartida en grupo y siguiendo un diálogo igualitario entre los y las participantes. 

Así, gracias a este nuevo diseño interactivo, todo el conocimiento acumulado sobre el papel de la interacción social y el diálogo en la reconstrucción de la memoria y el poder transformador de los encuentros feministas dialógicos, se espera que pueda tener un impacto mayor en la prevención de la victimización por violencia y también en la arquitectura cerebral. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación