En el país, hasta hace poco tiempo, las autoridades trataban la violencia de género como un asunto privado que debe dejarse en manos de la pareja a toda costa, pero un grupo de hombre se está formando y están decididos a convertirla en una cuestión colectiva y abogan ante las autoridades para que se detenga, reportó la Fundación Thomson Reuters.

Este grupo ha apostado por actuar como Bystander intervention ahora interviene cuando hay problemas de violencia en su comunidad rural y forma parte del programa que desarrolla la organización sin ánimo de lucro Gender and Development for Cambodia que ha formado a 30 hombres para identificar y erradicar la violencia contra las mujeres, actuando en los casos de violencia, organizando talleres y apoyando a las víctimas como interlocutores de las víctimas y las autoridades en las comunidades.

Al mismo tiempo, el gobierno ha lanzado un plan nacional para inculcar a los hombres la defensa de los derechos de las mujeres. Por su parte, los activistas han observado mejoras en la igualdad de género en Camboya, que ocupó el puesto 89 en el Índice Global de Brecha de Género del Foro Económico Mundial en 2020, frente al 112 en 2016.

Sin embargo, aún faltan señales claras de apoyo a las víctimas. Un caso importante de los últimos meses ha sido histórico despido de un general de la policía por sus conductas sexuales indebidas. Aunque las víctimas fueron elogiadas por su valentía al denunciar el caso, el acusado no tendrá que responder ante la justicia, lo que según los activistas ha significado dar la espalda a las víctimas ya que la justicia es imprescindible para la reparación. 

En un comunicado de prensa, las naciones unidas destacan que están dispuestas a apoyar al Gobierno Real de Camboya en su aplicación. “La igualdad de género y la violencia de género son prioridades en el MANUD 2019-2023 mediante la integración en todos los resultados, especialmente en la ampliación de las oportunidades socioeconómicas y el fortalecimiento de la participación y la rendición de cuentas… [hay que] centrarse en cuatro áreas clave para intensificar nuestra acción colectiva: Prevenir. Responder. Recoger. Financiar.

Sin duda el plan nacional contra la violencia de género tiene unos aliados importantes en este grupo de valientes que comienzan a luchar en favor de las víctimas. Como dice Rem Ran, uno de los participantes del programa, “yo tengo una hija. Tengo que cambiar mi forma de pensar y transmitir lo que he aprendido porque no creo que ella esté a salvo en este ambiente” 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación