La última violación en grupo a una chica de 16 años, llevada a cabo por una treintena de hombres, ha producido una conmoción en Israel y ha provocado una repulsa con manifestaciones en diferentes ciudades y con el posicionamiento del presidente del país. Existe una preocupación social dado que últimamente se han dado varias agresiones sexuales grupales en Israel, esta última de extrema crueldad.

En esta violación están implicados una treintena de hombres de unos veinte años de edad que guardaban turno para violar a una adolescente de 16 años que estaba ebria, en un hotel de playa de Eilat, en el mar Rojo según La Vanguardia

Este espantoso acto violento se produjo la semana pasada. Desde entonces, hay manifestaciones diarias ciudadanas, al mismo tiempo se han iniciado las detenciones de los presuntos agresores. 

Según informan, la víctima estaba de vacaciones con una amiga en un hotel y cuando fue al lavabo la llevaron a una cama del hotel donde permaneció durante horas sin poder levantarse mientras iban pasando de uno en uno a violarla. La amiga que la acompañaba dijo que no pudo hacer nada ni nadie le prestó ayuda. 

La víctima, menor de edad, tardó dos días en recuperarse y en denunciar. Uno de los culpables le envió un WhatsApp con un vídeo del abuso y, de momento, solo han detenido a este agresor y tres más. El detenido alega que se trató de una “relación consentida”, cuando las evidencias ya han demostrado que, más allá del lenguaje verbal, se tiene que tener en cuenta el lenguaje no verbal. La directora del hotel niega la versión de que los hombres entraron uno a uno porque,según ella, lo habrían visto y no lo hubieran permitido. Sin embargo, se está acusando al hotel de complicidad en   la violación alegando que hay vídeos que lo demuestran. 

Al saltar estas noticias a los medios, los movimientos feministas y ciudadanos exigen cambios en educación y en la justicia. Los datos de denuncias por violación en Israel en 2018 son abrumadoras, se contabilizaron 1.166 denuncias y solo una décima parte resultaron en condenas. En el caso de las violaciones grupales, dos de cada tres víctimas eran menores. Una de ellas conmocionó al país ya que la víctima tenía 11 años de edad y fue violada por 8 adolescentes que la grabaron. 

Tras esta violación en grupo, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, ha escrito una carta posicionándose en contra de esta conducta calificándola de “mancha indeleble”. El primer ministro Beniamin Netanyahu lo ha condenado como “crimen de la humanidad” y el ministro de defensa Benny Gantz lo ha llamado “depravación”. 

Estas violaciones, como la de la Manada, requieren más investigaciones sobre el consentimiento como ya publicó este diario. Son actos que nos afectan a todas y todao y el posicionamiento y activismo firme en contra de ellos por parte de toda la ciudadanía es clave para que no pasen nunca más.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación