Desde hace dos temporadas, las temporeras de la fresa, mayormente mujeres jornaleras marroquíes denuncian impagos, malas condiciones laborales, abusos y agresiones sexuales, especialmente por parte de dos empresas en Huelva. Las primeras noticias sobre la vulneración de los derechos de las mujeres aparecieron ya a principios de los años 2000 cuando empezaron los contratos temporales para recolectoras de fruta roja

Belén Luján, abogada especializada en derecho penal, al margen de las horas de su trabajo se ha puesto a disposición, solidaria y gratuitamente, de las jornaleras de la fresa para ayudarlas a denunciar las condiciones de trabajo que sufren por su vulnerabilidad y precariedad. Catalunya Plural ha dado voz a Belén Luján para conocer de cerca cuál es su aportación a las mujeres que quieren denunciar. Según la abogada, no solo se trata de abusos sexuales o abusos laborales, sino que, con evidencias, afirma que se puede alegar un delito de tráfico de seres humanos puesto que, presuntamente, se engaña a las mujeres sobre su futuro trabajo una vez dejen Marruecos. 

 

La abogada toma de referencia casos anteriores juzgados por el mismo delito en España. Pero, a pesar de los casos previos, Luján apunta a las resistencias con las que se está encontrando en los juzgados por querer romper el silencio sobre este tema, lo que aún crea más miedo y revictimización a las mujeres, muchas de ellas con problemas de analfabetismo ligado a la pobreza.

Mujeres como Luján están rompiendo el silencio sobre unas prácticas que se conocen desde hace años y que muy pocas personas se han atrevido a denunciar.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación