Egipto da señales de un cambio a favor de las víctimas y los derechos de las mujeres. Con más de 400 denuncias recibidas por la fiscalía entre el 1 y 5 de julio, el arresto de un acosador y las declaraciones de autoridades políticas y religiosas, el país avanza en el cambio contra la cultura del silencio respecto de la violencia machista, según informa Reuters.

A pesar de que El Cairo es la ciudad más peligrosa del mundo para las mujeres y que en 2013 el 99% de las encuestadas por las Naciones Unidas declararon haber sido víctimas de acoso, en Egipto comienza a percibirse que el tiempo de la impunidad está quedando atrás. 

El silencio se está rompiendo gracias al movimiento #METOO, a que hay un mayor apoyo a las mujeres que se animan a denunciar y también a la confidencialidad de estas denuncias.  En un caso específico, la policía ha recibido más de cien denuncias en su cuenta de Instagram y el acusado ha sido encarcelado mientras dura la investigación, demostrándose así que, cuando se apoya a las víctimas y se facilitan las denuncias, estas aumentan.

Este movimiento ha recibido el apoyo de altas autoridades que han valorado la valentía de las mujeres que se han atrevido a denunciar. Al mismo tiempo, reconocen que las denuncias son vitales para romper el silencio y que este despertar social debe comprometerse con las víctimas para asegurar que la cultura de la impunidad que ha habido hasta ahora cambie definitivamente. 

“Con la fiscalía protegiendo el derecho de las niñas a la privacidad de sus datos, se les ha animado a ir a testificar”, dijo Nehad Abul-Komsan, director del Centro Egipcio para los Derechos de la Mujer, un grupo de defensa de los derechos de la mujer, quien además agregó: “También animará a otras chicas y allanará el camino para que se revelen otros casos de acoso sexual”.

La máxima autoridad clerical islámica del país, al-Azhar, también animó a las mujeres a denunciar los incidentes, señalando que el silencio es una amenaza para la sociedad.

Como contraparte, ha habido una cierta reacción en los medios sociales, con algunos  llamando a las acusadoras mentirosas e hipócritas y otros diciendo que las mujeres “bien educadas” deberían saber vestirse apropiadamente.

Sin embargo,  la mayoría de los comentarios han sido de apoyo, con muchos usuarios usando el hashtag #MeToo para resaltar el tema tabú del acoso sexual en Egipto. 

Este movimiento de denuncia se suma a la salida a la luz del primer caso de mutilación genital femenina que será juzgado en Egipto y evidencia los esfuerzos que está haciendo el país y la sociedad por avanzar en favor de los derechos de las mujeres. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación