Desde hace cuatro años, la ciudad de A Coruña dispone de un servicio de recogida de aceite usado en las cocinas que, además de ser una acción de cuidado del medio ambiente, también lo es de promoción de la inserción social de mujeres en situación de exclusión social. 

Mulleres Colleiteiras, una cooperativa sin ánimo de lucro formada por mujeres provenientes de barrios como el poblado coruñés de As Rañas, donde viven mayoritariamente familias de etnia gitana, gestiona desde entonces los contenedores naranjas instalados para su depósito con la recogida y posterior venta de este aceite de origen vegetal para su transformación en biocombustible. Actualmente esta cooperativa trabaja 120 puntos de recogida, públicos y semipúblicos, distribuidos por el municipio de A Coruña, y los de Arteixo, Oleiros, Cambre, Culleredo o Ferrol. 

La colaboración con la depuradora pública Edar Bens, el apoyo de los ayuntamientos de las zonas de recogida, los convenios con empresas como Inditex (desde el año pasado retiran el aceite usado de sus comedores) y Eroski (para la instalación de más puntos de recogida en sus supermercados) o el acuerdo con un comedor social que sirve 1.400 raciones de comida al día, son cruciales para el desarrollo y sostenibilidad de esta cooperativa que da trabajo y ha facilitado la vida a mujeres gitanas y payas. Así, a día de hoy, algunas de ellas tienen un contrato de trabajo a tiempo completo, la posibilidad de sacarse el carnet de conducir, de dar charlas sobre medio ambiente y reciclaje en colegios o vivir independientes en un piso alquilado. 

El proyecto, promovido desde su inicio por la ONGD Arquitectura Sen Fronteiras, de Galicia, desde su Grupo de Cooperación Local, también trabaja la formación continua de estas mujeres, con cursos de igualdad o de planificación familiar impartidos por otras entidades de lo social. Además, tienen la intención de seguir creciendo y ampliando sus acciones para llegar a ser ellas mismas las que transformen el aceite en biocombustible, cerrando el círculo del proceso. Otras acciones previstas son un acuerdo con el ayuntamiento de A Coruña para encargarse de la limpieza y mantenimiento de los contenedores o la compra de una furgoneta propulsada por gas. 

Como ellas mismas definen en su blog, Mulleres Colleiteiras definen su proyecto con tres premisas: la primera, la promoción de la inserción sociolaboral, el empoderamiento y la autonomía de mujeres en situación de exclusión social; la segunda, el constituir una alternativa de autoempleo rentable y sostenible para estas mujeres, y la tercera, la promoción de una propuesta de recogida de aceite, local y de bajo coste y de aprovechamiento y reutilización de un recurso. En definitiva, es la oportunidad de generar beneficios, no sólo económicos, sino también sociales y ambientales. 

Como dice una de estas mulleres colleiteiras en un video promocional, “me siento distinta, me siento bien y me siento útil, porque sé que el día de mañana voy a trabajar y voy a ser una ciudadana  más”. 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación