La Policía Nacional ha puesto en marcha desde ayer un protocolo actualizado de valoración de riesgos dentro de su programa de actuación ante casos de violencia de género. Este nuevo protocolo incluye como novedad el aviso de alerta a la autoridad judicial y al Ministerio Fiscal de aquellos casos en los que se valore el riesgo de una reincidencia o un incremento en la situación de violencia, así como las situaciones de vulnerabilidad en que puedan encontrarse menores que estén a cargo de la víctima.

El protocolo se ha puesto en marcha tras unas jornadas de formación para los y las agentes de policía, según informa Europa Press, y se incluye dentro del sistema VioGén (Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género) de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, mejorando el modelo de formularios y herramientas para la valoración policial del riesgo (VPR).

De esta manera, cuando una mujer acude a una comisaría de Policía o Guardia Civil a denunciar una situación de violencia de género, se procede a una valoración por el protocolo VPR y en función de los resultados y la apreciación del riesgo se activarán las medidas de protección policial adecuadas.

El sistema VioGén se puso en funcionamiento en 2007 siguiendo las directrices de la Ley Orgánica 1/2004, de 18 de diciembre, de Medidas de protección integral contra la violencia de género, e integra una serie de medidas y actuaciones con la finalidad de establecer una red nacional de seguimiento y protección rápida, integral y efectiva para las mujeres maltratadas y sus hijos e hijas.

Según los datos estadísticos recogidos por VioGén sobre el nivel de riesgo de casos activos atendidos hasta el pasado mes de febrero, de un total de 57.134 casos, 10 mujeres están en riesgo extremo, 179 mujeres en riesgo alto, 5.183 mujeres en riesgo medio y 26.691 mujeres en riesgo bajo. En todas estas situaciones las medidas policiales van aumentando en intensidad según se incrementa el nivel de riesgo. En el resto de casos atendidos, 25.071 mujeres, en los que no se aprecia riesgo alguno, se establecen medidas de seguimiento cada tres meses y, si es preciso, medidas policiales de protección.  

Por otro lado, el informe estadístico arroja un preocupante número de casos inactivos -más de 470.000 mujeres-, entendidos como aquellos en los que temporalmente no se considera necesaria una atención policial, si bien pueden reactivarse en cualquier momento. Recogiendo todos los datos, un total de 536.486 mujeres han denunciado una situación de maltrato.

La implantación del nuevo protocolo se prevé que mejore la asistencia y protección policial y jurídica a las mujeres en todo el territorio nacional.  

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación