Shoushi Bakarian // Twitter

La joven estudiante de ingeniería aeroespacial en la Gina Cody School of Engineering and Computer Science de Canadá, Shoushi Bakarian, ha diseñado un aparato para la ventilación de los aviones Cessna que utiliza energía limpia. Además de enfriar el aire de las cabinas del avión, el aparato llamado Ventus sirve también para cargar teléfonos móviles e iPads. Gracias a su trabajo, Bombardier le ha ofrecido unas prácticas como estudiante. 

Aún así, el camino de la joven hasta llegar hasta este punto no ha sido nada fácil. Hace cuatro años, vivía en Aleppo junto a su familia y, a causa de la guerra civil siria, llegaron a Montreal en 2015 cuando Canadá abrió sus puertas a los refugiados sirios. En su primer año allí tuvo que compaginar los estudios con un trabajo de 30 horas semanales en una cadena de comida rápida. Pronto conoció a Arpi Hamalian, profesora de educación en la universidad de Concordia,, quien se preocupó de dar a Shoushi y a su hermana pequeña las estrategias para navegar por un sistema que era nuevo para ellas.

A sus 21 años, Shoushi Barakian quiere ser ejemplo para muchas niñas de su comunidad para que no tengan que limitarse por no tener una visión amplia de las posibilidades que hay. Además, es tutora de personas sirias recién llegadas. Su próxima meta es seguir trabajando en crear aparatos que aprovechen la energía eólica y que a la vez hagan otras tareas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación