Priyanka Kumari . Wikimedia

Women’s Empowerment Centre in Dungarpur Town (WECD) es uno de los cinco centros de capacitación en India, dedicados a ofrecer a las mujeres rurales información jurídica sobre sus derechos y los servicios de apoyo socio-legal que puedan necesitar. El programa también proporciona asistencia, asesoramiento, referencias y otros servicios de apoyo, de forma  presencial o telefónica, a chicas que sufren cualquier tipo de violencia.

Priyanka tenía 11 años cuando su familia se quedó sin dinero para seguir costeándole los estudios en un centro, pero eso no impidió que siguiera estudiando hasta que volvieron a disponer de medios, gracias a su tenacidad y a la solidaridad de amigas y amigos que le pasaban los apuntes y le prestaban los libros. Finalmente la joven consiguió completar su licenciatura en Historia, Ciencias Políticas y Geografía.

Priyanka Kumari, con sólo 21 años, es una de las asistentes que trabajan en el centro incansablemente por erradicar el analfabetismo y el escaso acceso a la información que agravan la violencia contra las mujeres. Una de sus funciones consiste en llevar a cabo un registro del origen de los problemas de las mujeres que llegan. Según la joven, muchos de ellos están relacionados con el acceso y la escasez de alimentos y el agua y con la violencia en el ámbito doméstico.

Según comenta para pragya.org, trabajar en el centro ha supuesto un intenso aprendizaje en muchos sentidos ya que la información que allí se comparte con las mujeres también es útil para ella y sus compañeras. Además, el compromiso por ofrecer la mejor ayuda posible la mueve a formarse continuamente y a actualizar sus conocimientos, ya sea sobre las disposiciones legales más recientes o  sobre la diversidad de programas contra la violencia que se implementan.

Más allá de su actividad en el centro, Priyanka colabora también con el equipo municipal de su pueblo y otros mentores locales que quieren crear campañas de concienciación, así como tejiendo una red de alianzas entre las diversas ONGs que operan en la región y las fuerzas del orden que necesitan asesoramiento. Según la joven, estos vínculos son fundamentales para abordar casos como los matrimonios infantiles que se puedan estar gestando en las diversas poblaciones de la zona.

Priyanka, que se ha convertido en una figura de referencia local y ejemplo de inspiración para muchas jóvenes, declaraba sentirse muy contenta de contar con el respeto de sus compañeras y compañeros y de ser un modelo a seguir en su pueblo por ser alguien que persigue su sueño de trabajar apasionadamente por una gran causa.

Si quieres, puedes escribir tu aportación