Horripilante el descubrimiento en Canadá de 1.000 tumbas desconocidas en internados para el pueblo indígena. Estuvieron en funcionamiento hasta los años noventa, habiendo separado de sus familias a unas 150.000 criaturas. Allí padecieron todo tipo de abusos, desde los psicológicos a los sexuales, mientras que los muertos eran enterrados en el anonimato.

La historia del Canadá abarca 154 años, y hasta hoy no han hecho acto de contrición ni gobierno ni ciudadanía blanca. Tras hacer público el abuso y reconocer lo que se ha calificado como genocidio cultural, la administración Trudeau ha dado forma al desagravio nombrando a una inuit gobernadora general. Mary Simon representará a Isabel II, jefa de Estado del Canadá, en actos ceremoniales, siendo la primera indígena en ocupar dicho cargo.

Mary Simon se ha distinguido por la defensa de los derechos humanos y de la población indígena en particular. A sus 73 años, tras ella tiene una carrera de periodista combinada con su activismo social. Los muertos no volverán ni los sufrimientos se borrarán, pero al menos se ha promulgado una reparación.

Secciones: Al reverso portada