Según Reuters, después de una serie de ataques, incluida la violación en grupo de una niña de 12 años en el estado norteño de Jigawa, el presidente nigeriano Muhammadu Buhari declaró el estado de emergencia a nivel nacional en junio del año pasado para abordar la crisis sobre violencia sexual en el país.

Fruto de la pandemia y el confinamiento, la violencia sexual ha aumentado en todo el mundo. La policía y los y las fiscalas, los equipos de apoyo a las víctimas y los movimientos de mujeres, así como las Naciones Unidas, han informado de un aumento de la violencia de género durante los encierros relacionados con el coronavirus. 

En el caso de Nigeria, algunas mujeres nigerianas ahora están actuando para abordar el problema de la violencia sexual. Afirman que los casos han terminado en pocos procesamientos judiciales, una estigmatización generalizada y una tendencia a culpar a las víctimas de lo ocurrido. Agencias de periodismo internacional, así como diversas ONG, han pedido explicaciones al presidente del país por los datos tan elevados y las pocas resoluciones que se han llevado a cabo. Algunas activistas y abogadas han descrito casos de violación de niños resueltos por solo 10,000 nairas ($ 26), y tribunales donde los casos languidecen durante años.

Se espera que, con el eco internacional, las autoridades del país se responsa

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: Noticias subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − cinco =