Una nueva investigación liderada por asiólogos de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, sobre las tabletas Kanesh nos da una idea de las primeras mujeres empresarias bien documentadas de la historia, que dejaron su huella antes de lo que se piensa. Alrededor del 1870 a. C., en la ciudad de Assur, en el norte de Irak, una mujer llamada Ahaha descubrió un caso de fraude financiero.  Según la BBC, Ahaha había invertido en el comercio de larga distancia entre Assur y la ciudad de Kanesh en Turquía. Ella y otros inversionistas habían reunido plata para financiar una caravana de burros que entregaba estaño y textiles a Kanesh, donde los bienes se cambiarían por más plata, generando una buena ganancia. Pero la participación de Ahaha en las ganancias parecía haber desaparecido, posiblemente malversada por uno de sus propios hermanos, Buzazu. Entonces, tomó un lápiz de caña y una tableta de arcilla y garabateó una carta para otro hermano, Assur-mutappil, pidiendo ayuda. Lo que se puede leer en la tableta es:

“No tengo nada más aparte de estos fondos”, escribió en escritura cuneiforme. “¡Ocúpate de actuar para que no me arruine!” Ella le ordenó a Assur-mutappil que recuperara su plata y la actualizara rápidamente. “Que me llegue una carta detallada tuya en la próxima caravana, diciendo si pagan la plata”, escribió en otra tablilla. “¡Ahora es el momento de hacerme un favor y salvarme del estrés financiero!” 

Las cartas de Ahaha se encuentran entre las 23.000 tablillas de arcilla excavadas durante las últimas décadas en las ruinas de las casas de los comerciantes en Kanesh. Pertenecían a expatriados asirios que se habían establecido en Kanesh y mantenían una animada correspondencia con sus familias en Assur, que se encontraban a seis semanas en caravana de burros. Un nuevo libro ofrece una visión sin precedentes de un grupo notable dentro de esta comunidad: las mujeres que aprovecharon las nuevas oportunidades ofrecidas por el cambio social y económico y asumieron roles más típicamente ocupados por hombres en ese momento. Se convirtieron en las primeras empresarias, banqueras e inversionistas conocidas en la historia de la humanidad.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación