En estos momentos de pandemia, situaciones inciertas y medidas para frenar la propagación del coronavirus, mucho se ha extendido el debate sobre la democracia y la libertad. La teoría sociológica tiene una postura para solucionar problemas sociales, pero su uso debe ser abordado desde una perspectiva democrática y dialógica, como se relata en este estudio.

El artículo Sociological Theory from Dialogic Democracy es una prueba de ello. Las autoras relatan que en los últimos años el giro social dialógico es cada vez más evidente en muchos ámbitos de la vida cotidiana, aunque las sociedades tienen ya una larga tradición dialógica. Las personas exigimos tener cada vez más voz en la búsqueda de soluciones a nuestras problemáticas y pedimos que la ciencia tenga un enfoque más democrático, que fomente la inclusión de todas las voces (incluso las más excluidas históricamente) y mejore la agencia y la forma de participación ciudadana en los cambios y la transformación de nuestras sociedades. 

En este sentido, proyectos europeos como AllInteract, pretende precisamente esto, no solo hacer que los avances científicos estén al alcance de toda la población, sino que las personas sean partícipes de estos avances en algunos ámbitos como el género o la educación. En este sentido, la plataforma Sappho Scientific Evidence, tiene el objetivo de abrir un debate público sobre cuestiones relativas al género para identificar afirmaciones basadas en evidencias y aquellas que no lo son, dando así herramientas a las personas para distinguirlas, siempre desde los argumentos y las evidencias científicas.

Así es como, según afirman las autoras del artículo, la investigación científica se orienta cada vez más hacia la co-creación como medio para asegurar el beneficio para la ciudadanía, su impacto social. Es bajo este paraguas como la teoría social puede proporcionar los fundamentos teóricos para abordar mejor los desafíos sociales de interés común, así como también los mecanismos para diseñar adecuadamente la investigación orientada a producir impacto social, como es el caso de la metodología comunicativa, que aporta una forma de monitorear y evaluar dicho impacto. 

Siguiendo estos pasos es como la teoría social serviría a su objetivo de contribuir a la mejora de las sociedades y, según el ejemplo proporcionado, a una sociedad con más igualdad de género y menos acoso. La sociología nació como parte de las democracias para resolver problemas sociales, desde las evidencias, brindando así a la ciudadanía elementos de análisis que les permitían tomar mejor sus decisiones, sabiendo las consecuencias de cada opción. Después de un proceso de democratización de la teoría social, volvemos a recuperar su sentido original, ahora desde una situación más democrática, pero con el mismo objetivo, proporcionando mejoras sociales para todos y todas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación