El matrimonio infantil afecta a 12 millones de niñas cada año. Se estima que actualmente hay 650 millones de mujeres que han sido casadas antes de cumplir la mayoría de edad y, si no se detiene, podrían llegar a ser 150 millones más el 2030. Este no es un problema que afecte a las niñas y mujeres de  manera individual, ni limita solo el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS)  nº 5 Igualdad de Género , sino que es un problema muy grave que afecta a diversas áreas del mundo, tanto así que, si no se detiene, pone en riesgo cumplir otros ocho de los 17 objetivos acordados para 2030.

Este análisis, realizado por la organización global Girls not brides, permite dimensionar de una manera profunda el verdadero drama que significa el matrimonio infantil y el efecto que tiene a nivel sistémico en la perpetuación de las desigualdades. En un documento de tan solo cuatro páginas es posible reconocer claramente la importancia de terminar el matrimonio infantil, reconocer las tres acciones urgentes que los gobiernos deben realizar, y exponer los argumentos por los que los objetivos de pobreza, seguridad alimentaria, salud, educación, igualdad de género, crecimiento económico y el de paz y justicia no pueden llegar a cumplirse mientras las niñas sigan siendo obligadas a asumir responsabilidades para las que no están prepararas y sigan siendo parte de un ciclo de pobreza que no les permite desarrollar su máximo potencial. 

ODS1: Fin de la pobreza: El matrimonio infantil está vinculado a una mayor pobreza de los hogares y perpetúa el ciclo de pobreza a través de las generaciones.

ODS2: Hambre cero: La inseguridad alimentaria y la malnutrición pueden ser causa y consecuencia del matrimonio infantil.

ODS3: Salud y bienestar: Las niñas novias y sus hijos suelen sufrir una serie de consecuencias perjudiciales para la salud debido a los embarazos precoces.

ODS4: Educación de calidad: En la mayoría de los casos, el matrimonio infantil significa el fin de la educación formal de las niñas ya que éstas asumen responsabilidades domésticas, así como la maternidad.

ODS5: Igualdad de género: La desigualdad estructural de género es la raíz del matrimonio infantil. Las niñas son menos valoradas que los niños y a menudo tienen pocas posibilidades de manifestarse sobre con quién y cuándo se casan.

ODS8: Trabajo decente y crecimiento económico: Además de ser una violación de los derechos humanos, el impacto económico del matrimonio infantil es significativo en las niñas, sus familias y sus naciones, y le cuesta al mundo billones de dólares.

ODS10: Reducción de las desigualdades: Las zonas con una prevalencia de matrimonios precoces superior a la media nacional suelen encontrarse en las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables, e incluyen a las niñas más vulnerables y de más difícil acceso.

ODS16: Paz, Justicia e instituciones sólidas: El matrimonio infantil no sólo es una violación de los derechos humanos, sino una forma de violencia contra las mujeres y las niñas. Las niñas que se casan siendo niñas corren el riesgo de sufrir violencia sexual, física y psicológica a lo largo de su vida; en particular, corren el riesgo de sufrir violencia por parte de sus parejas o de las familias de sus compañeros.

El documento también expone que “Poner fin al matrimonio infantil no sólo es lo correcto, sino que también es necesario para hacer realidad un mundo más equitativo y próspero.”

Aunque el solo hecho de evitar el impacto personal que tiene en cada una de las víctimas de matrimonios infantiles ya debería ser en sí mismo una razón para luchar incansablemente por su prohibición, tenemos la posibilidad de mirar aún más profundamente este problema e identificar con números y argumentos muy claros por qué debe preocuparnos a todas las personas. 

Como propuesta para que la eliminación del matrimonio infantil sea una realidad, según Girls not Brides los gobiernos deben:

  1. Asegurarse de que todos los informes sobre los progresos de los ODS incluyan información significativa sobre este tema y la participación de la sociedad civil, incluidas las organizaciones comunitarias, los jóvenes y los colectivos de mujeres, a nivel nacional, regional y mundial.
  2. Dar prioridad a la lucha contra el matrimonio infantil dentro de la Agenda 2030 para lograr verdaderos cambios a largo plazo. No terminaremos con el matrimonio infantil para el 2030 a menos que se amplíen las medidas.
  3. Comprometerse a actuar elaborando planes de acción nacionales para abordar el matrimonio infantil, con costos calculados y que funcionen en diferentes sectores del desarrollo.

Girl not Brides (Niñas No Novias) es una asociación mundial de más de 1300 organizaciones de la sociedad civil de más de 100 países, comprometidas en poner fin al matrimonio infantil y permitir que las niñas alcancen su potencial.

Secciones: subportada