Paulo Freire fue uno de los pedagogos más importantes del siglo XX y el más citado del mundo. Brasileño, es especialmente conocido por su influyente Pedagogía del oprimido (1969), libro que podemos encontrar en acceso abierto y que es referente de la pedagogía crítica que busca la liberación de todas las personas a través de la educación, soñando y trabajando por un mundo más justo e igualitario. 

Su enfoque humanístico, pero muy científico también, le permitió conseguir excelentes resultados y frutos en su trabajo. De hecho, esa excelencia e impacto social, entre otras aportaciones con su contribución a la alfabetización de muchísimas personas del ámbito rural, le llevaron a ser solicitado para organizar en su país la alfabetización de personas adultas, además de ser invitado como profesor visitante en la Universidad de Harvard y asesor educativo de la UNESCO, entre otras muchas.

Y es que Freire tenía muy claro que a esas personas se les había impuesto una cultura del silencio que solo podían superar dándoles la palabra, para poder ser “seres de transformación” de su sociedad; luchaba así contra las desigualdades a las mujeres, especialmente de las otras mujeres”, a quienes les ofrecía una mejor vida para ellas y sus familias. Su valentía, su posicionamiento claro y acción efectiva frente a un mundo injusto le causó la oposición del gobierno y el exilio, pero Paulo sabía encontrar y mantener amistades de calidad que le protegían, y nunca cesó en su incansable actividad solidaria por todo el mundo. Así, desde Harvard se apoyó mucho a Freire, fue un referente para ejemplificar su lema “Keep your dream alive” (mantén tu sueño vivo), dado que los sueños d  e Paulo eran no sólo posibles, sino reales y medibles.

El proyecto de Comunidades de Aprendizaje recoge su legado como una de sus fuentes principales para seguir ofreciendo actuaciones que mejoran, con resultados, la vida de alumnado, familias, barrios y profesorado, ayudando así a transformar la sociedad para que esta sea más igualitaria y no tenga cabida la violencia. Las Nuevas Masculinidades Alternativas (NAM) están entre las claves que se fomentan, para educar a niños y niñas para ser y valorar a aquellos niños, chicos y hombres no violentos, valientes y seguros.

A Paulo le preocupaban mucho los sentimientos, algo muy vinculado a las NAM. De hecho, dedicó su discurso de aceptación del Honoris Causa en la UB a hablar sobre su profundo amor a las dos mujeres de su vida, Elsa y Nita. Mantuvo mucha relación con Jesús Gómez, con quien dialogaba sobre el amor y la amistad como la base de la sociedad. “Mejorando el mundo estamos mejorando nuestras vidas, y las de nuestros seres queridos, y nuestras relaciones de calidad con ellos”. 

Si hay algo que destaca de las Nuevas Masculinidades Alternativas (NAM), es la confianza en un mundo mejor, el cual contribuyen a crear. Freire fue un optimista radical ya que, en sus palabras en A la sombra de este árbol, con ciencia e ilusión podemos construir un mundo mejor. De esta manera, viven las NAM, vivió Paulo Freire y todas las personas que se dejan influir por él, siendo, también en palabras del pedagogo, “seres de transformación”. Acabar con la violencia de género y de cualquier tipo es lo que Paulo llamaba un “inédito viable”: la clave está en saber “(…), qué se puede hacer hoy para que mañana se pueda lo que no se puede hacer hoy”. Así también actúan las personas que tienen, valoran o visibilizan actitudes NAM, teniendo en el horizonte un mundo sin violencia.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación