https://www.unfpa.org/es/swop

El Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA) ha publicado el informe del estado de la población mundial 2020. Con el subtítulo “desafiar las prácticas que perjudican a las mujeres y niñas e impiden la igualdad” se da cuenta de las 19 prácticas que sufren millones de niñas alrededor del mundo que van en contra de sus derechos, las leyes que intentan detener estas prácticas y casos de sobrevivientes que hoy en día son activistas por los derechos de las mujeres y las niñas. 

Con el eslogan “Ella no es una mercancía con la que se comercia, no es un objeto de deseo, no es un estorbo del que librarse, es una niña.”, el informe, de más de 150 páginas, ofrece las estadísticas de esta dura realidad, analiza las creencias de las comunidades que las practican, pero, sobre todo, tiene como centro a las niñas  víctimas, apelando a las personas lectoras a la acción, ya que nada justifica esta injusticia tan profunda. También da voces a las supervivientes quienes explican sus experiencias de éxito, su lucha y sus anhelos de terminar con estas acciones en contra de las mujeres y menores.  

Dentro del informe se analiza, por ejemplo, la selección de niños que consiste en abortar a los fetos de género femenino, el infanticidio de niñas nacidas, el matrimonio infantil y la mutilación genital como las prácticas más comunes. Estas prácticas, señala, muchas veces parten de la buena intención de las familias o de sus creencias culturales y costumbres sociales, pero también deja claro que nada justifica la violación de los derechos de las niñas.  

Sobre las actitudes sociales, el informe señala que hay regiones en las que las familias celebran con más alegría la llegada de un niño, ya que se estima que su rol en la sociedad será más importante siendo varón y se confía en que un hijo hombre traerá sustento a la familia y a los padres. Esto lleva a que, aunque en India ya está prohibido revelar el sexo de los bebés para evitar los feticidios, se estima que cada año se realizan 666.300 feticidios en China e India.

Estas creencias afectan tanto a las niñas no nacidas, truncando su posibilidad de nacer, como a las que sí logran hacerlo, ya que son ellas las que tienen un número más alto de muertes a edades tempranas.  En muchos países, el nacer mujer es solo el inicio para una larga lista de discriminaciones y vulneraciones de los derechos humanos. 

Algunos datos desoladores sobre estas violencias que presenta el informe se reflejan en la tabla sobre “el número de mujeres desaparecidas”, donde se evidencia que se ha duplicado con creces en los últimos 50 años, aumentando de 61 millones en 1970 a 142 millones en 2020. Además, se establece que solo en 2020 habrá aproximadamente 4,1 millones de niñas víctimas de mutilación genital y que en un solo día 33.000 niñas serán obligadas a matrimonios forzados (650 millones de casos en todo mundo), entre otras prácticas con datos desorbitantes. 

El informe acentúa el hecho de que las legislaciones no funcionan solas y  apela a la necesidad de que sea la sociedad en su conjunto, especialmente los hombres, quienes hagan frente a estas prácticas para que se puedan erradicar. 

También se enfatiza en la necesidad de que los ODS trabajen en todos los países para asegurar que los derechos de las niñas y la igualdad de las mujeres sea una realidad en 2030. 

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación