La Organización de las Naciones Unidas da voz a las mujeres víctimas de mutilación genital femenina (MGF) para liderar el movimiento dirigido a ponerle fin.

Después de siglos de silencio, 200 millones de sobrevivientes rompen el silencio contra esa práctica, a través de la solidaridad para crear un mundo con nuevos horizontes para las mujeres y niñas.

Cada año, millones de niñas y mujeres en todo el mundo corren el riesgo de someterse a la mutilación genital femenina, una práctica dañina que altera intencionalmente o causa lesiones a los órganos genitales femeninos por razones no médicas. Si bien las costumbres y tradiciones que perpetúan la mutilación genital femenina varían de una comunidad a otra, el procedimiento generalmente se realiza entre la infancia y los 15 años y tiene graves consecuencias socioeconómicas, físicas, emocionales, sexuales y de salud, incluida la muerte.

Aprovechando el Día Internacional de la Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina, el pasado 6 de febrero la ONU dio voz a las víctimas para relatar sus experiencias, denunciarlas y posicionarse al lado de aquellas mujeres y niñas que aún hoy piensan que están solas ante esta discriminación física y psicológica. La voz de las víctimas a nivel internacional se ha convertido en una reivindicación contra esa práctica y una liberación para muchas mujeres y niñas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación