El pasado 8 de mayo Spotligh Initiative anunciaba que, en coalición con la Unión Europea (UE) y el Fondo Fiduciario de la Organización de Naciones Unidas para poner Fin a la Violencia Contra las Mujeres (UNTF EVAW por sus siglas en inglés), ha resuelto invertir 9 millones de dólares de forma adicional, durante la crisis de salud por COVID-19, con el fin de proporcionar apoyo inmediato al activismo de base, en África Subsahariana. La inversión económica pretende alcanzar y beneficiar hasta un total de 44 organizaciones civiles que recibirán esta inyección financiera de forma adicional, para poder continuar con su actividad en el contexto de la pandemia por el coronavirus. 

La iniciativa nace, por una parte, de la necesidad de frenar una tendencia mundial de aumento significativo de la violencia contra mujeres y niñas que cada vez más investigaciones y datos muestran y, por la otra, de romper con el bloqueo que puede estar suponiendo la situación de cara a la actividad de muchas organizaciones, especialmente aquellas de menor envergadura, pero cuyo trabajo de base juega un papel crucial para la lucha contra la violencia de género. Un ejemplo, de esto último, es el acceso a la justicia para las personas supervivientes de violencia debido a la significativa reducción de la actividad de las instituciones estatales. Otro ejemplo es el riesgo de no recibir una atención adecuada por parte del sistema de salud si este se colapsa o cambia sus prioridades en base a su capacidad y otros criterios. También el hecho de que las personas no se puedan desplazar con total libertad de movimiento puede resultar un obstáculo para que los y las voluntarias puedan realizar su labor de ayuda y apoyo a las supervivientes o si han de proporcionar servicios que resultan críticos para salvar vidas. 

A nivel global, algunas de las directrices que Spotlight está sugiriendo a las entidades receptoras en los diversos países son las siguientes: 

  • Integrar medidas para contrarrestar y frenar la violencia de género en los planes de respuesta del COVID-19.
  • Involucrar a las diferentes entidades nacionales y organizaciones civiles en la identificación, mapeo y reducción de los riesgos que se derivan del COVID-19, aprovechando la oportunidad que ofrece la inversión económica, junto a otros recursos, para continuar prestando servicio. 
  • Aumentar las acciones dirigidas a los servicios de atención a la violencia y a su prevención. Por ejemplo, líneas de contacto directas, subsidios gubernamentales, programas de radio, televisión, redes sociales, chat virtual, etc.
  • Garantizar que las intervenciones que hay en funcionamiento actualmente como es el asilo en centros o refugios no aumenten el riesgo de transmisión del COVID-19.

En el comunicado de prensa, Aldijana Sisic, actual jefa de UNTF EVAW, afirmaba que la violencia contra las mujeres, niños y niñas ya era una pandemia anterior al COVID-19 y las organizaciones pequeñas y de defensa de los derechos de las mujeres continúan estando en la primera línea de la respuesta a la violencia contra las mujeres así como de la respuesta a COVID-19 a nivel global. Y esto se da en todo el mundo, no sólo en una determinada área o país. Es imperativo que estas organizaciones cuenten con fondos apropiados para no dejar atrás a mujeres y niñas durante estos tiempos sin precedente. 

Por su parte, Chiara Adamo, jefa de Igualdad de Género, Derechos Humanos y la Unidad de Gobernabilidad Democrática en la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, declaró que la Unión Europea se enorgullece de ser parte de este apoyo vital a las organizaciones de mujeres y de base que permitirá una respuesta rápida y orientada a las personas a los desafíos presentados por COVID-19” 

Las organizaciones beneficiarias de esta inversión en África Subsahariana han sido llamadas a presentar una solicitud de financiación adicional de hasta el 43% de la subvención que en la actualidad tienen aprobada desde UNTF EVAW para el desarrollo de sus proyectos. Los fondos se pueden usar con libertad para sufragar variedad de gastos dirigidos a adaptarse y responder a los desafíos que plantea esta nueva situación. 

Spotlight Initiative manifestaba el honor que supone para la corporación apoyar en estos momentos el trabajo en la base, en la primera línea y en contacto directo con quienes están tras las cifras, que vienen realizando las organizaciones formadas por las mujeres con el fin de frenar y erradicar la violencia de género, incluso en tiempos de COVID-19.

Si quieres, puedes escribir tu aportación