El Instituto de Salud Global de Barcelona (IS Global) ha participado, junto a otros equipos europeos, en una investigación sobre el impacto de la exposición prenatal y posnatal a sustancias químicas en la función respiratoria infantil. Este trabajo, centrado en los efectos de los factores externos, ambientales a lo largo de la vida (exposoma), y más concretamente en diferentes sustancias químicas contaminantes, concluye que pueden ser causa directa de un deterioro de la función pulmonar. Este resultado supone para Martine Vrijheid, coordinadora del estudio, “un nuevo paradigma en la investigación sobre salud ambiental”, según publica la agencia Sinc.

El equipo internacional trabajó con datos de más de mil madres y sus hijos e hijas, de seis países europeos (España, Francia, Grecia, Inglaterra, Lituania y Noruega), y analizó su exposición, en sus entornos exteriores y en sus viviendas, a contaminantes como productos químicos para limpieza, protectores o repelentes de manchas y líquidos, plastificantes o cosméticos, entre otros. Los datos tanto de madres gestantes como de bebés fueron contrastados 6 y 12 años después con una prueba respiratoria y se obtuvo que la exposición a estas sustancias se asociaba con una menor función respiratoria en la infancia.

La investigación ha sido publicada por la revista The Lancet Planetary Health  y representa una primera aproximación al estudio del exposoma, especialmente para identificar importantes factores medioambientales que pueden asociarse al deterioro de la función pulmonar humana. Además, como dice la coordinadora del equipo, son importantes sus implicaciones en el campo de la salud pública y la prevención: “Medidas preventivas destinadas a reducir la exposición a los contaminantes químicos identificados, a través de una regulación más estricta y de la información al público mediante el etiquetado en los productos de consumo, podrían ayudar a prevenir el deterioro de la función pulmonar en la infancia, lo que a su vez puede tener beneficios para la salud a largo plazo”

Un nuevo avance en la investigación medioambiental que puede mejorar nuestra salud y nuestra calidad de vida.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación