Este pasado 2018 ha cerrado con casi 1000 mujeres víctimas de la violencia machista desde 2003, tal y como informábamos en ediciones anteriores.  

Una joven de 19 años denunció una agresión sexual grupal acontecida el 24 de diciembre en la Seu d’Urgell, según informa EuropaPress. Gracias a su valentía para denunciar, la policía ya ha detenido a uno de los presuntos agresores y habrá nuevas detenciones en breve.

Con movimientos en auge como el #MeToo, redes de supervivientes y formación de todos los colectivos para entender la importancia del apoyo hacia las víctimas, la intervención como bystander o upstander, la no revictimización y la solidaridad, 2019 podría presentarse como un año para que todas las niñas, chicas y mujeres salgan a la calle sin tenerse que preocupar por su seguridad y en el que todos los niños, chicos y hombres respeten y acepten que no es no y que solo sí es sí.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación