Proactiva open arms

El barco de Open Arms sigue bloqueado y no puede seguir haciendo su labor de rescatar vidas. Desde el domingo 18 de marzo está inmovilizado en la costa italiana como medida preventiva, tras la denuncia de la  fiscalía de Catania por “supuesto tráfico de personas”. Según Óscar Camps, esta denuncia forma parte de una estrategia de desmontar a las ONGs que operan en estas costas para salvar vidas, vulnerando así los derechos humanos. A día de hoy, el equipo de Open Arms sigue sin poder regresar al mar.

El pasado martes el juez instructor de Catania confirmó que la embarcación seguirá de momento inmovilizada en el puerto de Pozzallo, además de acusar a la ONG de favorecer la inmigración ilegal. Open Arms ya se enfrentaba a barreras diarias en sus rescates, como la no colaboración de ciertos equipos de costa, u otros, pero aún así no han desistido nunca en su empeño de salvar vidas, y como resultado han salvado a miles de mujeres, niñas, niños, jóvenes, hombres, cuyo destino en el mar podría haber sido precisamente la muerte.  Considerar como delito la tarea de salvamento de vidas en el mar no tiene sentido, y menos encausar a personas voluntarias en las faenas de rescate.

Por ello la reacción ha sido inmediata. Desde el mismo día en que se inmovilizó el barco, una campaña internacional ha recopilado 269.968 firmas y sigue creciendo el número de apoyos cada minuto que pasa. Al mismo tiempo, otra campaña en redes sociales ha crecido exponencialmente en los últimos días, bajo el lema “Si salvar vidas es un crimen, entonces yo soy un criminal” #freeopenarms, Miles de personas se han sumando, entre ellas personajes públicos del mundo del arte, deporte y comunicación, entre otros.  También necesitan recaudar fondos pues tener el barco inmovilizado les cuesta 4.000 euros al día y no tienen suficiente fondos en la ONG para cubrir los gastos de todos los días que lleva atracado y de los que le quedarán. Pero lo peor, para Oscar Camps, es saber que durante todos estos días ni sabremos cuántas vidas estarán en peligro, ni se podrán salvar.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación