En las últimas semanas han ido emergiendo casos de youtubers e influencers de redes sociales acusados por acoso sexual, y en el peor de los casos de explotación sexual a menores.

La valentía de las chicas menores que han dado el paso de deunciar dicho acoso de una forma pública en las redes sociales con el objetivo de advertir a posibles víctimas, muestra como el cambio socail de la ruptura de silencio ha avanzado. Chicas, de 13, 14, o 15 años ya no tienen miedo en denunciar situaciones de acoso, independientemente de quien sea el acosador, influencer o no, saben identificar los acosos, y los denuncian.  El apoyo a las víctimas, por ejemplo la retirada del apoyo de marcas a influencers con este comportamiento coactivo y abusivo, lanza un mensaje claro a todos aquellos que consideran que pueden seguir acosando sin consecuencias, el tiempo de la impunidad ya ha acabado, y las víctimas son supervivientes rápidamente, el apoyo social cada vez está más al lado de las víctimas y no de los agresores. Un cambio fundamental para erradicar la violencia de género y las agresiones sexuales as menores.

Secciones: subportada