Hace un mes, publicamos un artículo sobre los premios Cartier Women’s Initiative Awards, que premian y promocionan iniciativas de mujeres emprendedoras que promueven el cambio social. Relatamos casos de éxito de mujeres que han ganado estos premios por proyectos que pretenden lograr un impacto positivo en algunas de las sociedades más desfavorecidas. Hoy hablaremos de otros dos casos de éxito que han sido finalistas en la edición de 2018: los de Paloma Farías, de Chile, y Hanan Khader, de Jordania.

La ingeniera aeronáutica Paloma Farías es CEO y cofundadora de La Fábrica Alegre. Esta empresa crea sensores para agricultores y agricultoras. Estos sensores les permiten conocer la humedad, la temperatura y otro tipo de información sobre los alimentos que están cultivando, para que así puedan utilizar menos agua y pesticidas y cultivar más alimentos calculando las dosis que cada uno necesita. Su objetivo es claro: “Nuestro objetivo es democratizar la tecnología, hacer Internet más accesible para más gente”.

Foto de Twitter de Hanan Khader

Por otro lado tenemos a Hanan Khader, programadora que ha creado la plataforma online de aprendizaje de programación para niñas y niños Hello World Kids. Esta plataforma ofrece cursos a niñas y niños a partir de 6 años. Actualmente, la plataforma enseña a 40000 estudiantes en escuelas públicas de Jordania. Consciente de la creciente demanda de programadoras y programadores, su objetivo es llenar el vacío que hay entre esa demanda y la educación en programación que reciben niñas y niños, y así preparar a las futuras generaciones para que sean activas en la creación de nuevas tecnologías. Sueña con la posibilidad de que estos estudiantes puedan crear un futuro mejor: “Quizá una niña o niño al que llegamos puede crear la mejor idea y cambiar el mundo entero para mejor”.

Twitter de ICT Association JO‏

Si quieres, puedes escribir tu aportación