Cada día hay mujeres que en Camboya, un país aún muy conservador frente a la igualdad de género con las mujeres, salen a la calle para trabajar como conductoras de tuk-tuk (motocicleta de tres ruedas que se usa de taxi, especialmente usado por turistas).

Para poder ayudar a las mujeres que quieren trabajar en este servicio, Kim Sokleang (conocida como Tuk-tuk lady) fundó el año pasado la asociación de conductoras de remolques de Siem Reap. Una asociación que agrupa a 20 mujeres, seis de la cuáles son madres solteras, y que tiene como objetivo ser un espacio de apoyo para todas las mujeres que quieren trabajar en el sector y ayudarse frente a las dificultades.

Un pequeño paso que puede contribuir a seguir con los pasos prácticos y legales para la igualdad de género en Camboya.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación