https://womenatthecenter.nyhistory.org/reflecting-on-the-women-of-browder-v-gayle/

También en el contexto de la lucha por los Derechos Humanos las mujeres y las niñas han sido invisibilizadas. Cuando se afirma que Rosa Parks fue la primera mujer negra que se negó a ceder su asiento en el autobús, no es verdad. Rosa Parks fue detenida por negarse a ceder su asiento en un autobús a una persona blanca el 1 de diciembre de 1955. Pero hubo otras mujeres que lo hicieron antes. Ello no resta valor al trabajo de Parks a lo largo de su vida, pero es justo visibilizar al resto de activistas que la precedieron en la negativa.

Claudette Colvin, Aurelia Browder, Susie McDonald, Mary Louise Smith y Jeanette Reese, fueron las cinco demandantes en el proceso de Browder contra Gayle. El caso, organizado y presentado por el abogado de derechos civiles Fred Gray, determinó que la segregación de autobuses en Montgomery ( Alabama), era inconstitucional.

El boicot de autobuses de Montgomery no fue espontáneo porque varias organizaciones, incluidas la NAACP, MIA y el Consejo político de mujeres (WPC), habían estado esperando el momento adecuado para comenzar la protesta. Después de que varias mujeres se negaran a ceder sus asientos en el autobús, el boicot al sistema de transporte comenzó dos días después del arresto de Rosa Parks. Fue impulsado por Jo Ann Gibson Robinson -activista durante el Movimiento de Derechos Civiles y educadora en Montgomery-, y duró poco más de un año , lo siguieron hasta 40.000 afroaestadounidenses. También se formó la Asociación de Mejora de Montgomery (MIA) en la que se eligió al pastor Martin Luther King como presidente.

El boicot sirvió para obtener la atención nacional y presionar a los tribunales para que dictaran a favor del fin de la segregación. Del caso judicial de Browder resultó la declaración de inconstitucionalidad de las leyes de segregación. El 5 de junio de 1956, el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Medio de Alabama sentenció que se declaraba inconstitucionales las leyes de Montgomery y del estado de Alabama que obligaban a la segregación en los autobuses y el 20 de diciembre de 1956, la Corte Suprema de Estados Unidos ordenó, a Montgomery y al estado de Alabama, que acabaran definitivamente con la segregación en los autobuses.

Nueve meses antes que Park se negara lo hizo Claudette Colvin (Montgomery, 1939), una estudiante de 15 años que estudiaba en la escuela segregada Booker T. Washington.  En su casa no había coche, así que usaba el autobús para ir a clase. Era miembro del Consejo de la Juventud de la National Association for the Advancement of Colored People. El 2 de marzo de 1955, volviendo a casa en bus desde la escuela, se sentó en la sección reservada para las personas negras. Ocurría que, si todos los asientos para blancos estaban ocupados, los/las ocupantes de la sección de asientos “para negros-as” debían ceder su asiento a la persona blanca, aún cuando tuvieran que, al ceder su asiento, quedarse de pie. Cuando el conductor al subir una persona blanca le dijo a Colvin que se levantará para que se sentará la recién llegada, se negó a hacerlo alegando a su derecho constitucional. Colvin explicaba: “Él [conductor] quería que diera mi asiento a una persona blanca, y lo hubiera hecho si se hubiera tratado de alguien mayor, pero era una mujer joven” . La arrestaron y esposaron.

El 19 de abril de 1955, casi ocho meses antes del arresto de Rosa Parks y un mes después del arresto de Claudette Colvin , Aurelia Browder (1919-1971) fue arrestada por negarse a ceder su asiento en el autobús público a un pasajero blanco Montgomery. Fue declarada culpable y multada por su presunto delito. Tenía 36 años. Estudió en el Alabama State Teacher’s College, en el que se graduó con honores. Fue Miembro de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC), el Consejo Político de Mujeres (WPC) y la Asociación de Mejoramiento de Montgomery (MIA). Antes de su participación en el boicot Browder participó activamente en las campañas de registro de votantes de la década de 1950, se asoció con varios grupos de derechos civiles, incluida la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), la Asociación de Mejoramiento de Montgomery (MIA) y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC).

Tres meses antes del arresto de Parks y siete meses después del arresto de Colvin, Susie McDonald  fue arrestada el 21 de octubre de 1955 , por violar la ley de segregación de autobuses cuando tenía más de setenta años y caminaba con un bastón .Tenía la piel tan clara como para ser confundida con una blanca por los conductores de autobuses, pero a ella  le gustaba corregir esa posible confusión.

Ocho meses después de arrestar a Colvin y  casi dos meses antes de que arrestaran a Parks, a Mary Louise Smith el 21 de octubre de 1955, cuando tenía 18 años y volvía a  su casa en Montgomery en el autobús,  se le ordenó ceder su asiento a un pasajero blanco que había subido más tarde. Se negó a hacerlo y fue arrestada. Fue acusada de incumplimiento de las órdenes de segregación. Su padre la sacó de la cárcel y le pagó una multa de nueve dólares. Inicialmente, el incidente fue conocido solo por familiares y vecinos.

Jeanetta Reese, acusada de lo mismo que todas ellas, abandonó el caso debido a la intimidación de su empleador blanco.

Entre los motivos que se esgrimen para la invisibilización de todas ellas, en el caso de Claudette Colvin se encuentran que se quedara embarazada muy poco después del suceso. Por su edad y por ser madre soltera, la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP),     cuestionó su reputación para liderar el movimiento, optando por Rosa Parks, una adulta casada, y, además, secretaría de la asociación. Émile Plateau muestra (2021) que un hombre blanco, casado , siguió por la calle a Colvin y la violó.

 Natalia Ruiz-González cuenta que: “A la Claudette de 15 años la incendiaba la segregación que se dejaba ver en cualquier espacio público por el que pasara. De hecho, cuenta una anécdota sobre unos zapatos que necesitaba cuando era niña y que solo se conseguían en las tiendas para personas blancas. A tanto llegaba la discriminación que no les dejaban entrar a probárselos y su madre tuvo que dibujar la silueta del pie de la niña para que la vendedora se hiciese una idea estimada de la talla de la muchacha. También le afectó el caso de Jeremiah Reeves, un compañero mayor de la escuela secundaria Booker T. Washington, que fue acusado en 1952 y luego ejecutado por presuntamente violar a una mujer blanca. Sin embargo, una de las cuestiones positivas que subraya de aquella segregación que vivió fue justamente ir a una escuela donde se estudiaba la historia afroestadounidense. Allí conoció a personajes como Harriet Tubman, una luchadora por la libertad de los esclavos, o Sojourner Truth, abolicionista y activista por los derechos de la mujer. Curiosamente aquel 2 de marzo tomó el autobús junto a sus amigas en una parada opuesta a la iglesia del reverendo Luther King, sin imaginar cómo los dos cambiarían la historia de los ciudadanos de raza negra en Estados Unidos en muy poco tiempo. “

El reconocimiento de Colvin llegó en 1990, cuando el gobernador de Nueva York, Mario Cuomo, le concedió la Medalla de la Libertad de MLK Jr.  Su vida la dió a conocer Phillip Hoose con el libro Claudette Colvin: Twice Toward Justice (2009), galardonado con el Premio Nacional del Libro.

Todos los pormenores de la invisibilización de Calvin aparecen explicados en Negra.La vida desconocida de Claudette Colvin, novela gráfica de Émilie Plateau (Duomo, 2021), ganadora del Premio Andersen en 2020, del Premio Simone Veil y con dos nominaciones a los premios Eisner.

Se inspiró en la novela de Tania de Montaigne, periodista y escritora francesa nacida en 1971 que escribió Noire, La vida desconocida de Claudette Colvin  (2015),  Premio Simone Veil 2015, escenificada en 2019 con adaptación y dirección de Stéphane Foenkinos y, filmada en 2021

En 2019, se inauguró una estatua de Rosa Parks en Montgomery, Alabama, y ​​también se revelaron cuatro marcadores de granito cerca de la estatua el mismo día para honrar a cuatro demandantes en Browder contra Gayle, incluida Aurelia Browder.

Es necesario no seguir invisibilizándolas. También incluirlas curricularmente en las escuelas. Podemos encontrar Literatura Infantil sobre Rosa Parks como el álbum El autobús de Rosa de Fabrizio Silei (Barbara Fiore, 2011). También para los más pequeños y pequeñas, como por ejemplo el libro informativo Rosa Parks de M. Isabel Sánchez (Alba,2019), entre otros. Es necesario narrar lo que se ha ocultado e incorporar a las otras protagonistas del logro de Alabama a favor de los derechos humanos.

 Es necesario no olvidar que fueron cinco mujeres muy valientes. Claudette Colvin  fue una adolescente muy valiente, pero  no se penalizó  al violador de una cría de 15 años que había sufrido  la violencia de un adulto blanco, fue a ella a quién se penalizó. Aurelia Browder es un ejemplo de activista para que su comunidad pueda acceder al derecho al voto, indispensable para cambiar sus vidas en un contexto de segregación y racismo brutal. Susie McDonald vindicaba su identidad en un ejercicio de dignidad ciudadana, no la ocultaba, cuando hacerlo le hubiera facilitado la vida en su contexto. Mary Louise Smith era muy joven y no dudó en enfrentarse a la segregación. Las cinco demandantes tuvieron que asumir, junto a sus familias,  la presión, la intimidación, el acoso, como muestra el ejemplo de Jeanetta Reese, en un entorno de odio supremacista blanco. No debemos olvidar que en la década de 1950 el Ku Kux Klan, por ejemplo, se opuso al Movimiento por los Derechos Civiles, a través de actos de violencia e intimidación. Taylor-Dior Rumble (2018) explica: “Después de que Colvin fue puesta en libertad, hubo temor porque su casa fuera atacada. Miembros de la comunidad hicieron de vigilantes mientras el padre de Colvin se sentó toda la noche con una escopeta, en caso de que se apareciera el Ku Klux Klan. Colvin fue la primera persona en ser arrestada por desafiar las políticas segregacionistas de los autobuses de Montgomery, y su historia fue registrada por algunos periódicos locales.Pero nueve meses más tarde, la misma hazaña desafiante realizada por Rosa Parks dio la vuelta al mundo.”

Todas ellas hicieron avanzar los derechos civiles, los derechos humanos. Lo justo es no seguir invisibilizándolas, relegándolas al olvido en nuestra memoria compartida.

Secciones: portada