Una vecina de Elche estaba retenida presuntamente por su pareja en el domicilio. Al estar incomunicada lanzó un mensaje de socorro por el balcón. Un vecino recogió el papel y leyó su llamada de socorro, ipso facto se puso en contacto con la policía para avisar de la situación.

La policía actuó y fue al domicilio a rescatar a la mujer y la llevó a dar su testimonio, que según fuentes oficiales, relataba situaciones de presuntos maltratos hasta el incidente de la retención en la vivienda. El presunto agresor, fue detenido, y una vez escuchada su declaración se ha pasado a disposición policial.

Una vez más, el no mirar a otro lado cuando se es testigo de un caso de violencia, y actuar con diligencia, en este caso llamar a la policía, ha logrado sacar de la situación de peligro a una víctima. Y en su caso, ella también, la decisión de pedir ayuda, ha sido crucial para poder salir de la situación que la tenía sometida.

 

Secciones: subportada