El alzheimer es una enfermedad progresiva, en la que los síntomas de demencia empeoran gradualmente con el paso del tiempo. Esto la hace especialmente dolorosa para la propia persona que la sufre y también para todo su entorno. 

Hasta ahora, los medicamentos que trataban esta enfermedad estaban destinados a ralentizar los síntomas. Sin embargo, en 2003, se aprobó un fármaco dirigido contra el desarrollo de la enfermedad, destinado a ralentizar su avance.  Este lunes, ha sido autorizado por la Agencia del Medicamento estadounidense (FDA) y ahora se espera que lo haga la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Se comercializa con el nombre de Aduhelm, es un anticuerpo que reduce las placas de amiloide que se acumulan en estos pacientes y que se relacionan con este deterioro cognitivo. 

Kina es una de las participantes del estudio y lleva cinco años inyectándose este medicamento. Es de Motril (Granada) y ha trabajado toda la vida como maestra. Cuando empezó a notar los primeros síntomas, su neuróloga Teresa Vilchez, hacia la que expresa un eterno agradecimiento, le contactó con el ensayo  del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIV) de Córdoba, asociado con Biogen.

En el artículo para el medio NIUS, Kina explica cómo para ella lo más doloroso era no acordarse de sus alumnas y no poder continuar con su labor docente. Ahora, mucho más recuperada gracias al medicamento, detalla cómo lo ha hecho por ella misma pero también por todas las personas que sufren esta enfermedad. 

El trabajo entre los y las participantes del estudio y el equipo investigador que está logrando el éxito de esta enfermedad sigue persiguiendo, según las palabras de Kina, que las personas que tienen alzheimer vuelvan a sentirse vivas otra vez.

Secciones: subportada