Con motivo de la celebración del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, que ha tenido lugar el 30 de marzo, desde el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) se ha lanzado una guía informativa para contemplar la situación de este sector laboral, tradicionalmente feminizado y castigado por la precariedad, la inestabilidad, el desamparo y la pobreza. 

Cuidando tanto por tan poco, como se ha llamado esta guía, nace con el doble objetivo de, en palabras de Rocío Ruíz, consejera de Igualdad, políticas sociales y conciliación, “realizar un recorrido normativo y de análisis de la parte visible e institucionalizada del sector”, por un lado, y hacer visible y exponer “la situación de precariedad, vulnerabilidad e invisibilidad que afecta a este colectivo”, por otro; enfatizando “su importante contribución al funcionamiento de los hogares y de los mercados laborales”.

El documento recoge cómo, del total de personas afiliadas al Sistema Especial de Empleados y Empleadas del Hogar en 2020, en Andalucía, un 99,9% correspondía a mujeres. De acuerdo con algunos de estos datos que llevan al análisis la situación de precariedad, el promedio de jornadas parciales cuadruplica al conjunto laboral en toda España. Asimismo, se pone de relieve la situación de escasez con la que conviven desde este sector, ya que un tercio de estas trabajadoras reside en hogares que se encuentran bajo el umbral de la pobreza. La guía se presenta en formato PDF, pudiéndose descargar desde el sitio web del IAM, donde se detallará en profundidad este tipo de información, así como su respaldo normativo y otros recursos, en forma de estadísticas y artículos sobre el tema.

La reivindicación de la situación de las trabajadoras domésticas cada vez va tomando mayor entidad y fuerza, desde que en 1988 se proclamara su efemérides con la celebración del primer Congreso de Trabajadoras del Hogar en Bogotá. Desde entonces, numerosas reivindicaciones se han sucedido, derivando en la aprobación del Convenio 189 sobre las trabajadoras o los trabajadores domésticos por parte de la Organización Internacional del Trabajo, firmado en Ginebra en 2011 y en vigor desde 2013. Sin embargo, en España, la ratificación de este Convenio sigue siendo una asignatura pendiente.

Son muchos, aún, los pasos y las actuaciones que se necesitan, tanto desde niveles macro, como micro, para visibilizar y dar voz a la realidad de las trabajadoras del hogar, para velar por el cumplimiento de sus derechos internacionalmente reconocidos y asegurar que se equiparan a los del resto de colectivos. Esta guía supone un paso más en el alcance de estos objetivos y derechos desde el plano laboral, pero también desde una óptica feminista, ya que, como plantea la consejera, es necesario que “visibilicemos, apoyemos y dignifiquemos a las mujeres, porque principalmente ellas son la base de nuestro progreso social”.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =