Cada año, la asociación European Women on Boards realiza un estudio en que analiza la diversidad de género en los puestos directivos de las empresas europeas. La buena noticia es que este 2020 marcado por una pandemia, el número de grandes empresas europeas con una alta participación de mujeres en puestos de dirección se ha duplicado, pero los avances han sido menores en los puestos más altos.

Según el estudio, las empresas de Noruega, Francia, Gran Bretaña, Finlandia y Suecia lideran la clasificación, mientras que Suiza y la recién representada Polonia se sitúan en la parte baja de la tabla.

Con sede en Bruselas, la organización sin ánimo de lucro patrocinada por la UE analizó 668 de las principales empresas europeas que cotizan en bolsa, incluidas en el índice STOXX 600 y en los índices de referencia nacionales. Para el análisis definió con índice cero aquellas empresas en las que no hay mujeres en los consejos administrativos y con valor 1 aquellas que tienen una representación femenina del 50%, es decir, el ideal. En base a esta escala, según el estudio, las organizaciones que obtuvieron un 0,8, que se considera alto, este año aumentaron a 62, desde 32 en 2019.

Aunque las mujeres forman parte de al menos un tercio de los consejos de administración de las empresas analizadas, hay que destacar que solo en el 14% de los casos forman parte de la “C-suite”, y solo un 6% son directoras generales. Este porcentaje sigue estando muy por debajo de lo esperado, aunque también eso marcó una mejora respecto al 4,7% de 2019.

Por otra parte, en el estudio se menciona que conciliar el trabajo y la vida familiar ha sido un desafío mayor para las mujeres durante la pandemia de Coronavirus y también han sufrido mayor número de desempleo, sin embargo, no se establece claramente su impacto en las puntuaciones de diversidad de género. 

El estudio destaca la importancia de que los países implementen medidas para potenciar la diversidad de género, de modo que sea posible cumplir el objetivo de alcanzar la igualdad de género en 2030 que se han fijado las Naciones Unidas. Al mismo tiempo, la Comisionada Europea de Equidad, Helena Dalli, en sus palabras de apoyo al report, destacaba además la importancia del intercambio de buenas prácticas a nivel de políticas públicas, medidas locales y de implementación en las empresas. También hizo un llamado a aquellos países que han mejorado menos e incluso a aquellos en los que no se está implementado ninguna medida especial para avanzar en la equidad. 

Secciones: Noticias portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 6 =