Lo que comenzó como una autoescuela solo para mujeres en 2018, se ha transformado en un servicio de taxis que ofrece viajes seguros para sus pasajeras. Esta iniciativa pretende luchar contra los altísimos índices de violencia sexual que existe en el país y en especial en la ciudad de Cape Flat. 

Según el Servicio de policía sudafricano, en 2020 se denunciaron más 53.000 agresiones sexuales en el país, cifra que las activistas de los derechos de las mujeres consideran que es mucho más alto. 

Muchas de estas agresiones ocurren en el transporte público y taxis, generando situaciones de temor y estrés para las mujeres que deben movilizarse cada día. 

Consciente de esta realidad, Joanie Fredericks creó una autoescuela con la idea de enseñar a conducir a otras mujeres en un espacio seguro y libre de violencia, pues era común que en otros espacios como este los instructores intentaran sobrepasarse e incluso abusaran de las alumnas, como explica a la Fundación Thomson y Reuter

El éxito de la autoescuela ha sido rotundo, solo el primer día, se apuntaron más de 500 mujeres y se ha transformado en un espacio de sororidad y empoderamiento, en el que muchas veces detiene el coche para poder profundizar en situaciones muy duras, incluida la violencia de género que sufren las estudiantes. Este espacio puede ser para muchas de ellas el único que tienen para alejarse de las relaciones abusivas. 

Ladies Own Transport es una empresa complementaria a la autoescuela y ha nacido con la finalidad de dar seguridad a las mujeres al tiempo que pretende transformar la cultura de la ciudad. Su fundadora lo explica así: “No voy a parar hasta que Tafelsig sea un lugar donde cualquiera sienta que puede venir a visitarlo en cualquier momento sin miedo a que le roben, le violen o le maten. Y creo que lo estoy consiguiendo”, dijo.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación