La ley aprobada el pasado 30 de diciembre de 2020 es una gran noticia para el futuro de miles de niñas y jóvenes dominicanas, que ya no podrán ser víctimas de matrimonio infantil. Esta medida, aprobada por unanimidad, busca asegurar el futuro y las mejores condiciones de vida de las jóvenes. 

Con esta nueva ley “el Estado dominicano cumple los compromisos asumidos con otros Estados y organizaciones internacionales que consideran este tipo de práctica como una forma de tortura o mal trato y un mecanismo de violencia a los derechos humanos de las niñas y las adolescentes”, destacó la Presidencia en un comunicado.

República Dominicana cuenta con el mayor porcentaje de matrimonios tempranos de toda Latinoamérica y el Caribe. Con porcentajes tan elevados que un 36 % de las mujeres jóvenes (de entre 20 y 24 años) se casaron o unieron antes de los 18 años y el 12% lo hizo antes de los 15 años, según La Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples de 2014 (Enhogar), superando ampliamente los promedios regionales de 23% y 5% respectivamente.

En el mundo, la cifra de mujeres y niñas casadas antes de cumplir los 18 años alcanza los 650 millones. El 21% de las mujeres jóvenes (de entre 20 y 24 años) fueron obligadas a casarse siendo aún niñas.

Es por esto que, más allá de que en el nuevo artículo 144 del Código Civil se establece que las personas menores de 18 años no podrán contraer matrimonio en ninguna circunstancia, el desafío está en el cambio cultural que se requiere para que las mujeres puedan desarrollar su máximo potencial, lo que se ve profundamente limitado en las uniones desiguales, en las que típicamente una niña vive con un hombre mayor, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (ONU), UNICEF.

Según la ONU, se estima que unos 12 millones de niñas en todo el mundo se casan cada año antes de cumplir los 18 años, lo que aumenta los riesgos para la salud, la educación y el abuso, y aumenta las posibilidades de pobreza intergeneracional. Por otra parte, se ha establecido que el matrimonio infantil no es solo un problema de igualdad de género, sino que afecta a los objetivos de desarrollo sostenible, perpetuando la pobreza y dificultando el crecimiento en justicia y equidad de los países. 

Un informe de 2017 de UNICEF y el Banco Mundial mostró que la prohibición del matrimonio infantil y las uniones tempranas en la República Dominicana disminuiría la tasa de pobreza del país en un 10%. “La promulgación de esta ley ayudará a aumentar directamente las oportunidades para el desarrollo humano de las niñas (y) a disminuir el ciclo de la pobreza”, dijo Virginia Saiz, jefa del grupo de derechos de las niñas Plan Internacional en la República Dominicana a la Thomson Reuters Foundation 

Finalmente, es importante señalar que el cambio de ley responde a campañas en las que se dio voz a las propias niñas. Unicef publicaba el 11 de octubre un comunicado de prensa visibilizando que “niñas y adolescentes tomaron acción este domingo contra el matrimonio infantil y las uniones tempranas, compartiendo en las redes sociales sus planes y proyectos de vida, bajo el hashtag #NoMeCasen.”

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación