Solo un ciego amor de madre, viendo en su hijo cualidades extraordinarias, explica que pusiera a un niño de 9 años al volante de su automóvil. Según sale en los periódicos, esto ha ocurrido en Sitges, y ha sido descubierto por la policía al advertir que un turismo era conducido por una persona de baja estatura, y en consecuencia, con impedimento para ver correctamente el exterior.

Se deduce que la mujer estaba convencida de que aquello que otras criaturas no serían capaces de hacer, su retoño, por ser mucho más listo, sí podría hacerlo. Peligrosa ceguera cuando, para más inri, en la parte trasera llevaba un bebé de pocos meses, también hijo suyo. Que el ciego amor hacia uno pusiera en peligro la vida de otro, acrecienta la gravedad de tanta ofuscación maternal. 

Por fortuna, las mentes femeninas no suelen padecer semejantes obnubilaciones. El caso es que la susodicha mujer ha sido denunciada por un presunto delito contra la seguridad vial, debiendo dar cuenta en el juzgado. Y vete a saber lo que el pequeño habrá extraído de todo el asunto.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación