El acceso y el uso de las tecnologías es cada vez más importante para asegurar que todas las personas puedan acceder a estudios, trabajo e interacciones sociales. Esta masificación se vio incrementada notablemente durante el año 2020 debido a las circunstancias excepcionales a las que todo el mundo se vio enfrentado a causa de las restricciones de movilidad que se decretaron a nivel mundial como una medida para controlar el avance de la pandemia de la Covid- 19.

Este aumento de acceso es una ventaja que se debe potenciar y que según el informe de índice de gobernabilidad en África 2020 de la Mo Ibrahim Foundation

Como reporta la Thomson Reuter Foundation, en el informe se establece que desde 2010 se ha mejorado la conectividad en casi todos los 54 países africanos. Sin embargo, con esto se detecta un incremento en la vulneración de los derechos de las personas respecto de la protección de datos, así como de otras formas de abusos entre los cuales destacan cinco de las mayores amenazas a los derechos digitales en África en 2020. 

El más grave de los derechos vulnerados según la Fundación Mo Obrahim es el relacionado con los cortes en los suministros de internet y censuras en las redes sociales que se está utilizando cada vez más como una forma de censurar la información en los países africanos especialmente en contra de las disidencias políticas. Es especialmente grave el caso de Etiopía, que cortó el acceso a internet en los meses de junio, julio y noviembre lo que generó una fuerte condena por parte de Naciones Unidas. 

En 20 países, los ciudadanos también se enfrentan a más cierres de Internet y de los medios de comunicación social a nivel nacional que hace cinco años, siendo los derechos digitales los que más se deterioran en Mauritania, Benin y Camerún.

Acceso a préstamos y adquisición de deudas con las compañías móviles. En los últimos años se ha desarrollado un acceso a créditos a partir de las compañías móviles de fácil acceso para aquellas personas que normalmente no cumpliría los requisitos de mercado para solicitar estos préstamos. Este hecho, no es malo en sí mismo, el problema está en que los usuarios están desprotegidos de los altos costes que se recargan a las deudas que se pagan tardías, generando mayores tasas de endeudamiento y que muchas personas pierdan accesos a créditos posteriores, y lo que era en principio una democratización del acceso al crédito, se transforma en un daño aun mayor para las personas con más dificultades económicas. 

La mayor accesibilidad a Internet ha traído como consecuencia un aumento en los ciberataques. La compañía Kaspersky informó que, durante 2020 Sudáfrica, Kenya y Nigeria experimentaron millones de ataques cibernéticos, entre ellos 28 millones de ataques de malware y 102 millones de detecciones de aplicaciones potencialmente no deseadas (PUA) como adware – software que muestra ofertas pagadas no solicitadas – o descargas de aplicaciones dañinas. Estos tipos de ciberataques ponen a los usuarios de Internet en riesgo de vigilancia o pérdida de datos.

Exclusión de los niños y niñas más vulnerables. Así como el acceso a la tecnología facilitó que millones de personas pudieran continuar con sus vidas cotidianas de alguna manera desde sus casas, la falta de este acceso significó aumentar las diferencias ya existentes para millones de niños y niñas. No poder continuar con las clases presenciales, no solo ha tenido un coste profundo en su educación, sino que lo ha expuesto a diferentes amenazas que surgen de la mano de la pobreza y las faltas de expectativas, en las que algunas personas se aprovechan para vulnerar los derechos de los infantes y promover violaciones a sus derechos, en particular en las niñas, que se han vuelto cada vez más vulnerables a la violencia sexual y al matrimonio infantil durante los encierros.

Finalmente, los investigadores dejan ver que existen dudas respecto del uso que se hará de la información que se obtiene a través de las aplicaciones de rastreo de contacto para inhibir la propagación de la Covid-19. Plantean que hace falta más información para asegurar la confidencialidad de los datos personales de quienes descargan la aplicación. 

El desafío que se plantea para el futuro es asegurar que cada vez sean más las personas que tengan acceso a la información y las herramientas que Internet puede ofrecer, pero que esto se a de manera segura para evitar los abusos y las desigualdades, así como la censura y la manipulación que se puede realizar. 

Para ello son muchas las organizaciones que tienen herramientas de utilización segura y recomendaciones para los estados. 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación