Una nueva directiva de la Unión Europea, el European Electronic Communications Code [Código de comunicaciones electrónicas europeo],  prevista que entre en vigor el próximo 20 de diciembre, está generando mucho debate sobre la protección de las niñas y niños de todo el mundo ante el acoso sexual online. 

Esta nueva directiva implicaría cambios en empresas como Facebook y Microsoft al prohibirles utilizar herramientas de detección automática con el argumento de que estas herramientas no respetan la privacidad de las personas usuarias de este tipo de plataformas. Sin embargo, las críticas han saltado debido a que prohibir usar estas herramientas impediría que se pudieran identificar millones de casos de abuso sexual infantil en todo el mundo, ya que son herramientas que hasta el momento se utilizan de manera rutinaria para detectar material con imágenes de abuso infantil o acoso sexual a niños y niñas. 

Además,  líderes de organizaciones de protección de la infancia, entre otras personas expertas, temen que no solo afecte a la UE, sino que tenga un impacto en todo el mundo, ya que temen que prohibir el uso de estas herramientas en Europa haga que las empresas de tecnologías las dejen de usar en otras partes del mundo. Chloe Setter, la directora de políticas en la organización sin ánimo de lucro WePROTECT Global Alliance, explicaba a Thomson Reuters que “el abuso sexual infantil es un crimen sin fronteras”, ya que los abusadores en países europeos utilizan redes sociales para contactar niñas y niños s de todo el mundo. Hasta el momento, las herramientas de las empresas de tecnología para detectar el abuso sexual infantil han sido muy efectivas ofreciendo a las autoridades alrededor de dos tercios de las denuncias de abuso sexual infantil que reciben.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación