“La violencia contra las mujeres y las niñas es una violación de los derechos humanos y no tiene cabida en la Unión Europea ni en ningún otro lugar del mundo.” Esta afirmación es parte de la declaración emitida por la Comisión Europea y el Alto Representante/Vicepresidente, Josep Borrell para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, celebrado el 25 de noviembre.

El comunicado hace hincapié en la magnitud del problema, en las estadísticas existentes y en la importancia de la que los países miembros de la UE se comprometan en la lucha contra la violencia y en la prevención a través de ratificar el tratado de Estambul.  

Sobre la gravedad de la situación, sabemos que una de cada tres mujeres en la Unión Europea ha sufrido violencia física y/o sexual. Esta violencia existe en todos los países, culturas y comunidades y lamentablemente se ha agudizado considerablemente durante la pandemia COVID-19. Este estado de alarma algunos estados miembros y las entidades de la sociedad civil han introducido medidas de respuesta y desde la UE reconocen que “El cambio es posible, pero requiere acción, compromiso y determinación” Para esto reconocen la importancia de las redes, la investigación y castigar los actos de violencia, garantizar el apoyo a las víctimas y, al mismo tiempo, abordar las causas profundas y reforzar el marco jurídico.

La UE cuenta con un amplio conjunto de normas para proteger los derechos de las víctimas y la Comisión presentó una nueva Estrategia sobre los derechos de las víctimas a principios de este año. 

Entre las acciones que se implementan desde la Comisión, destaca la iniciativa Spotlight, asociación mundial entre la Unión Europea y las Naciones Unidas para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, en la que el lema es No dejar a nadie atrás y en la que participan 26 países de todo el mundo. 

Es importante destacar que se hacen esfuerzos especiales para combatir la trata de seres humanos como una forma de violencia contra las mujeres y las niñas, al considerarla una manifestación cruel de la vulneración de derechos que cada día se extiende más. El último informe de situación de la Comisión (progress report)  confirma que la explotación sexual es el principal motivo de la trata de seres humanos en la UE, ya que más del 90% de las víctimas son mujeres y niñas. 

En 2018 y 2019, la Unión Europea asignó más de 62 millones de euros en ayuda humanitaria para la prevención y la respuesta a la violencia sexual y de género en todo el mundo en el marco de su programa de protección y salud.

El objetivo de la UE es muy claro: poner fin a todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. “Se lo debemos a todas las víctimas.”

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación