Este mes de noviembre se han cumplido 144 años de la muerte de Flora Tristan. Parisina, escritora, feminista y activista social pre marxista, en la actualidad es escasamente recordada, al contrario de lo que debiera ser.

Autora de diversos libros y opúsculos, hacia 1830, siendo muy joven ya que había nacido en 1803, emprende varias campañas en un contexto en que las mujeres solían permanecer calladas y sumisas a las leyes vigentes. Lo hace precisamente en pro de la liberación de la mujer y el reconocimiento de sus derechos como persona. A la vez, se declara en contra de la pena de muerte, justo cuando en ocasiones aún se descuartizaba a los reos, y publica alegatos en favor de la clase obrera.

Para Tristan, los derechos de las mujeres debían ir unidos a los derechos de los trabajadores. Anticipándose a Karl Marx, propugna la lucha del proletariado y habla de socialismo años antes de la publicación del Manifiesto Comunista, en 1848. Es sabido que el propio Marx tenía las obras de Flora Tristan en su biblioteca, ponderando en especial el folleto editado en 1843 bajo el título de La unión obrera

Hija de la Ilustración, su pensamiento se expresó propugnando la libertad y la igualdad de todos los seres humanos, y destacando a las mujeres como las más necesitadas de reconocimiento. Murió joven, a los 41 años, víctima del tifus mientras viajaba por toda Francia promoviendo sus argumentos. Una vida fructífera demasiado corta. 

Secciones: Al reverso portada