La superación de la violencia de género es un esfuerzo colectivo por parte de diferentes ámbitos sociales. A pesar de lo duro que es para la vida de una persona sufrir algún episodio de violencia de género, las propuestas para abordar esta problemática siguen siendo poco reconocidas y puestas en práctica en la mayoría de países y comunidades.

En el presente artículo, Gender Inequality Prevents Abused Women from Seeking Care Despite Protection Given in Gender-Based Violence Legislation: A Qualitative Study from Rwanda, las autoras muestran, a través del estudio de caso de Rwanda, cómo la existencia de la desigualdad de género impide que las mujeres maltratadas vayan en búsqueda de atención médica, incluso cuando la legislación sobre la violencia de género las protege. De esta manera, la investigación tiene el objetivo de explorar las experiencias de los y las profesionales de la salud sobre los procesos de búsqueda de atención médica de las mujeres expuestas a la violencia por parte de un compañero íntimo, en Rwanda.

Para ello se llevaron a cabo seis grupos de discusión, en tres hospitales de distrito y tres unidades de salud mental. Para los grupos de discusión focales se seleccionó una muestra de 43 profesionales de la salud de diversas profesiones y experiencias laborales, que atendían regularmente a pacientes supervivientes de violencia dentro de la pareja. El análisis de los datos recogidos se realizó mediante análisis de contenido cualitativo. 

El tema abordado, “Normas y valores de género que desafían la legislación sobre violencia en la búsqueda de atención médica de las mujeres cuando las mujeres son maltratadas”, expresó las experiencias de los y las profesionales de la salud sobre la doble situación que enfrentan las mujeres expuestas a la violencia de género en su proceso de búsqueda de ayuda. Se identificaron iniciativas positivas para proteger a las mujeres, pero la posibilidad de que las mujeres maltratadas buscaran ayuda y apoyo se reducía cuando se enfrentaban a situaciones como la pobreza, la desigualdad de género con fuertes normas prevalentes de superioridad masculina y la tendencia a mantener el abuso como un asunto familiar privado.

Por el otro lado, a nivel legal el país ya ha instituido medidas legislativas para proteger a las mujeres del abuso. Aún así, muchas mujeres ruandesas no se benefician del todo de estos avances legales, por lo que es necesario que vayan acompañados de avances sociales. En este sentido, según las autoras del estudio, el papel de los servicios de atención de la salud debe reforzarse como un recurso importante y disponible para ayudar y apoyar a las mujeres maltratadas, pero también se necesitan más cambios legislativos. Las iniciativas para mejorar aún más la igualdad de género y la colaboración institucionalizada entre diferentes sectores de la sociedad contribuirían a proteger a las mujeres de la violencia de género.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación