En Inglaterra existen 19 unidades que cada año tratan a unas 800 mujeres con psicosis y depresión severa en periodo perinatal. La función de las asociaciones es la de mantener a salvo a bebés y madres ante posibles trastornos de conducta. 

El personal médico dice que es importante mantener juntas a las madres y las criaturas para proteger su relación y el desarrollo del bebé. Las unidades permanecieron abiertas durante el cierre, imponiendo estrictas medidas de control de Covid para proteger a una comunidad ya vulnerable y que, según apunta la BBC, los casos aumentaron con el confinamiento, fruto de los problemas de aislamiento y soledad. 

Los problemas de salud mental perinatal ocurren durante el embarazo o en el primer año después del nacimiento de un niño. Las cifras sugieren que esto puede afectar hasta el 20% de las mujeres embarazadas y las nuevas madres y cubre una amplia gama de conductas. Uno de los principales retos que enfrentan las personas psiquiatras ante las mujeres es la necesidad de transmitir confianza a pesar de los equipos de protección personal completos por prevención de Covid-19. 

A pesar de las dificultades, las unidades no han dejado de trabajar para mantener a salvo a las mujeres y sus criaturas ante los problemas de salud mental perinatal.

 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación