Marie Tharp nació en Michigan en 1920. Se graduó en la Universidad de Ohio en 1943 con grados de bachelor en inglés y música y cuatro menores. Más tarde, recibió el grado máster en geología por la Universidad de Michigan. Cuando ya trabajaba como geóloga para la compañía Stanolind Oil, obtuvo un grado en matemáticas.

Después de trabajar en dicha compañía petrolera, se trasladó a Nueva York, donde se incorporó a la Universidad de Columbia. Allí conoció al geólogo marino Bruce Heezen, con quien colaboró en varios proyectos, sobre todo, en el que fue su mayor aportación a la ciencia: la elaboración de mapas del relieve del fondo marino. Se convirtió así en cartógrafa oceanográfica y, junto a Bruce, realizaron el primer mapa completo de todos los fondos oceánicos.

En esa época, en EE.UU. las mujeres no podían trabajar a bordo de un buque de investigación, así que Bruce se encargaba de tomar los datos en el mar y Marie usaba esa información para dibujar a mano los mapas. Marie Tharp pudo embarcar por primera vez a la edad de 45 años, en 1965.

En 1957 publicaron su primer mapa del Atlántico Norte demostrando la existencia de la dorsal medioceánica, una enorme cordillera submarina que atraviesa el océano por su centro de norte a sur, descubrimiento que fue fundamental para el desarrollo de la teoría geológica más importante del siglo XX, la tectónica de placas y la deriva continental. Cuando Marie Tharp reunió toda la información se dio cuenta de que lo más llamativo no era la línea de montañas de la dorsal sino la profunda hendidura que aparecía en su zona central. Pensó que era algo parecido al valle del Rift en África Oriental, nadie lo había visto antes pero era gigantesca, en algunos lugares más ancha que el Gran Cañón del Colorado y parecían zonas de fractura.

Heezen era escéptico al principio pero se convenció cuando detectaron que la grieta coincidía con una cadena de maremotos.

Con ese descubrimiento puso los cimientos para entender que el suelo marino se está ampliando desde las dorsales centrales y que los continentes se mueven unos en relación a los otros, una teoría ampliamente aceptada en la actualidad pero que entonces fue revolucionaria entre los geólogos y los geógrafos.

 

Más tarde, en 1977 Marie y Bruce, con la ayuda del pintor austríaco Heinrich Berann, publicaron su mapa de todo el suelo oceánico. Un mapa que cambió la forma de entender el mundo.

Su inmenso trabajo en la construcción del mapa de los fondos oceánicos  permitió dar a conocer al mundo entero una parte absolutamente ignota, pero imprescindible para entender la geología y la geografía del planeta Tierra.

Secciones: portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =