Francia adopta el proyecto de ley de violencia de género que otorga más poder al personal sanitario como forma de actuación y prevención, si consideran que una vida está “en peligro inmediato”.

Según la BBC, el proyecto de ley fue aprobado la semana pasada por la Asamblea Nacional y el Senado lo aprobó posteriormente por unanimidad. Además de permitir que el personal sanitario rompan la confidencialidad en casos extremos, la ley también aumenta las penas de prisión a 10 años para aquellos cuyas acciones llevaron a la víctima a suicidarse o intentar suicidarse.

Para proteger a las criaturas, también abre la posibilidad de suspender la autoridad parental en caso de violencia de género, lo cual significa un paso hacia adelante que se centra en el bienestar de la infancia y no en el de sus progenitores.

La nueva ley en Francia pretende poner fin a las elevadas cifras de mujeres asesinadas y busca ahora apoyos y complicidades entre la ciudadanía y las entidades para llevarla a cabo. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación