l Instituto de la Mujer ha publicado recientemente un informe bajo el título Mujeres y digitalización: de las brechas digitales a los algoritmos, en colaboración con el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI).

Elaborado por las investigadoras Milagros Sáinz, Lidia Arroyo y Cecilia Castaño, se compone de cuatro partes que analizan (1) las brechas digitales de género en cuanto al acceso a las infraestructuras, niveles de competencia y la mayor presencia masculina en espacios de participación sociodigital; (2) las transformaciones de la digitalización en el mercado de trabajo; (3) las desviaciones de género en la participación y liderazgo de algoritmos como la Inteligencia Artificial (IA), el Big Data o el Machine Learning, y (4) las condiciones sociales, psicosociales, etc. que explican la desigualdad en los ámbitos de las TIC y las STEM.

Entre los principales hallazgos se encuentra la reducción progresiva en España de la brecha de género digital, aunque las mujeres siguen manteniendo una posición desfavorable en competencias digitales y también se ha reducido el porcentaje de investigadoras en el sector de las TIC a un 23,4%. También se ha encontrado que sus compañeros masculinos en el sector cobran un 8,9% más y que solo el 17% de las mujeres están presentes  en la creación de startups. Así mismo, únicamente un 12% de quienes desarrollan innovaciones relacionadas con la Inteligencia Artificial y el Machine Learning son mujeres, y el 11% de ellas programan códigos fuentes, la escritura de software. A nivel mundial, solo el 11% de las mujeres trabajan en el ámbito de la ciberseguridad.

Además, el informe recopila experiencias tanto de ámbito internacional como de España y aporta información sobre programas educativos como STEM Talent Girl, iniciativas como MSchools para integrar las tecnologías digitales en el aula o propuestas como el juego She, que permite identificar sesgos acerca de las mujeres en la toma de decisiones.

Con este estudio  se pretende apoyar la elección de estudios tecnológicos por parte de las niñas, integrar la perspectiva de género en el sistema I+D+i y fomentar contenidos no lesivos que promuevan la igualdad, así como concienciar en la lucha contra el ciberacoso o el cibersexting.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación