Imagen ONU Mujeres

Desde el año 2000, desde ONU Mujeres se comenzó a estudiar la situación de las mujeres de todo el mundo y a publicar los resultados en series de informes con el objetivo de promover cambios legales y políticos y favorecer la creación de ayudas orientadas a garantizar los derechos de las mujeres y las niñas de todo el mundo. 

El nuevo informe, correspondiente a los años 2019-2020, señala que las diversas formas de familia pueden jugar un papel clave para defender la igualdad de género y los derechos de las mujeres, especialmente cuando las políticas adoptan medidas basadas en las muchas y diversas formas de vida de la sociedad actual. 

A partir de datos a nivel mundial y múltiples estudios de caso, el informe ofrece recomendaciones para garantizar que las políticas respondan a las necesidades de los miembros familiares, incluyendo el hipotético costo que tendrían dichas políticas. Las recomendaciones se basan en las tendencias observadas, entre las que destacan el aumento de la edad de contraer matrimonio en todas las regiones del mundo y el aumento de la autonomía económica de las mujeres. En cuanto a las tendencias en las familias, el informe refiere, entre muchos otros datos, que el 38% de las familias de todo el mundo están formadas por parejas con hijos e hijas, el 27% de los hogares estaría configurado por familias extensas y el 8% serían familias monoparentales, encabezadas en su inmensa mayoría por mujeres. Destaca también que en todas las regiones del mundo son cada vez más visibles las familias formadas por parejas del mismo sexo. 

El informe recoge también los desafíos que enfrentan las mujeres y sus familias cuando migran, ya que no todas las leyes contemplan el derecho a la reunificación familiar y, por tanto, muchas de ellas no pueden acceder a servicios públicos básicos. 

Con el objetivo de lograr que cada vez más mujeres tengan voz y puedan transformar las familias en espacios seguros y de igualdad, el informe recoge algunas recomendaciones dirigidas a las personas con responsabilidades políticas. Por ejemplo, se recomienda activamente garantizar la seguridad física de las mujeres a través de leyes y políticas que eliminen toda forma de violencia contra mujeres y niñas y que al tiempo aseguren el acceso a la justicia y a servicios de apoyo para las víctimas y supervivientes. En paralelo, también se recomienda la inversión en servicios públicos, en especial educación y atención de la salud reproductiva, de manera que mujeres de todo el mundo puedan tomar decisiones con conocimiento de causa  y con garantías sobre su vida sexual y su futuro. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación