No dejemos que ensucien la imagen del feminismo con las luchas de poder. DF respeta y defiende a todas las feministas, las que decidieron ir al 8M y las que, algunas por primera vez en su vida, dejaron de ir porque consideraban que había peligro para la salud y para la imagen del feminismo. Si hubo o no error en no tomar precauciones unos días antes no tiene nada que ver con el feminismo ni con el 8M, sino con quienes tenían posibilidades de tomar esas decisiones. Que nadie se arrogue la propiedad del feminismo ni mucho menos lo utilice como arma arrojadiza contra sus enemigas, el 8M es de todas las mujeres.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación