La crisis sanitaria causada por la COVID-19 ha dejado a muchas familias en situaciones muy críticas, no solo a las que ya vivían una situación de vulnerabilidad antes de la crisis, sino también a familias en las que las personas adultas han dejado de percibir ingresos teniendo que asumir los mismos gastos. Surgen también diversas iniciativas solidarias que pretenden hacer frente a esta situación y ayudar a las personas que más lo están sufriendo.

Desde el 1 de abril la Fundació “La Caixa” y CaixaBank lanzaron la campaña Ningún hogar sin alimentos con el objetivo de recoger donativos a favor de los Bancos de Alimentos, los cuales se vieron desbordados por la gran demanda de ayuda y por la falta de alimentos. Las llamadas y peticiones individuales de ayuda alimentaria a diferentes entidades benéficas y al Bancos de Alimentos se ha multiplicado por cuatro en las últimas semanas. El objetivo de la campaña es responder a la emergencia social derivada de la crisis sanitaria además de cubrir la demanda que normalmente se atiende. 

Durante este tiempo, la iniciativa ha sido un éxito ya que se ha conseguido recaudar un millón de euros. La Fundació “La Caixa”, como respuesta a la creciente demanda, ha decidido duplicar la recaudación aportando un millón de euros más. Esto sumará dos millones de euros que se distribuirán entre los 54 bancos de alimentos asociados a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL). “Ahora mismo, nuestra responsabilidad más grande es intentar que nadie no se quede atrás. Y, en este punto de la emergencia social y sanitaria, todo el mundo hemos de velar porque las familias más vulnerables tengan cubiertas las necesidades básicas. Por eso, queremos duplicar la respuesta ejemplar y generosa de la ciudadanía e incentivar su colaboración, y aportamos un millón de euros más”, ha explicado el presidente de la Fundación Bancaria “La Caixa”, Isidre Fainé.

En tiempos de dificultades, la solidaridad de las personas también cobra protagonismo. En menos de un mes, más de 16.000 donaciones se han unido a la campaña de recaudación, que sigue abierta. Con una pequeña ayuda de 2 euros, los Bancos de Alimentos pueden proporcionar alimentos básicos para una persona durante un día entero y con una aportación de 20 euros se puede mantener a una familia pequeña durante toda una semana. Durante el año 2019, se calcula que estas entidades, en colaboración con otras instituciones benéficas, atendieron 1,1 millones de peticiones repartiendo 144,5 millones de kilos de comida a familias vulnerables. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación