Alan Turing

Cuando hablamos de Nuevas Masculinidades Alternativas parecería que se pretende hacer surgir un tipo de hombres que antes no han existido, ya que es un concepto desarrollado en los últimos años e identificado como el modelo de masculinidad que supone una alternativa al modelo tradicional de relaciones y que contribuye a la lucha contra la violencia de género. Pero, tal y como hemos podido leer en diferentes publicaciones, no es ese el fondo ya que durante la historia han sido muchos los hombres que han ejercido un modelo de masculinidad alternativa posibilitando relaciones potentes, profundas, deseables y deseosas de amor, para la amistad, para la solidaridad y para la libertad.

Este es el caso de Alan Turing, científico matemático, lógico y maratoniano de origen británico, que se ha erigido, tras años de invisibilidad, en un héroe en la sombra por su inestimable contribución para descifrar el código de comunicación secreto alemán durante la II Guerra Mundial.

Su biografía cuenta con episodios perturbadores relacionados con la violencia y bullying que recibió durante su infancia y juventud, sin embargo, gracias a determinadas relaciones, no le redujeron la inmensa capacidad de esfuerzo y de trabajo para desarrollar las ideas que era capaz de crear. Esas innovaciones, siempre vinculadas a la ciencia y al beneficio común, las desplegó con gran ingenio y capacidad y las defendió de manera valiente e inteligente para que pudieran ver la luz.

Turing fue un avanzado en temas de computación, aportando conceptos para la informática y para la inteligencia artificial, temas sobre los que profundizó en sus estancias en diferentes universidades. Cuando empezó la II Guerra Mundial se dio cuenta de que sus conocimientos sobre criptografía, computación y matemática podrían ser valiosos para el ejército británico, y se propuso el reto de encontrar la manera de descifrar los mensajes de una máquina de encriptación de las comunicaciones que había creado el bando nazi, que permitía el contacto entre los diferentes mandos así como la descripción de los movimientos del ejército alemán. Construyó el “bombe”, una compleja máquina de computación con la que acabó siendo capaz de conocer los objetivos de los ataques del bando nazi, dando cierta ventaja al ejército aliado y salvando millones de vidas.

Su decisión, su apuesta firme por la ciencia, por la solidaridad y por el bien común son aspectos que definen una personalidad y un modelo de masculinidad. Turing era un hombre con enorme capacidad de esfuerzo y de perseguir sus sueños, con una rotunda genialidad y capacidad de análisis, que promovió acciones que ayudaron a mejorar la vida de muchas personas, permitiendo el derecho a la vida en tiempo de guerra y generando conocimiento que permitió construir un mundo mejor.

Toda su tarea quedó escondida por los servicios secretos británicos, al mismo tiempo que fue perseguido por su homosexualidad.

La historia ha acabado situando a Alan Turing en un lugar destacado por sus aportaciones al origen de la informática y la inteligencia artificial. Con ello recibe el justo reconocimiento,  por haber sido uno de los héroes que contribuyeron con su inteligencia, su persistencia, su solidaridad y su humildad a que los valores de la libertad y la justicia fueran freno al odio y a la segregación. Beneficios para esa generación y para las generaciones posteriores. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación