Mucho se habla y se investiga sobre el acoso sexual que puede darse en las universidades así como sobre los colectivos que pueden sufrir acoso o el perfil de las personas que pueden ejercerlo. Si bien es cierto que no hay un perfil determinante, más que factores contextuales como la relación de poder o la ley del silencio, algunas investigaciones se aproximan a estudiar ciertos perfiles como, en este caso, los estudiantes de intercambio. 

El artículo Health and sexual behaviour among exchange students, publicado en la revista “Scandinavian Journal of Public Health”, se plantea describir la salud y el comportamiento sexual de los estudiantes de intercambio asociados con sus estudios de intercambio, y examinar en qué medida este colectivo de estudiantes había recibido esfuerzos preventivos contra el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) / infección de transmisión sexual (ITS) y sobre seguridad en las relaciones sexuales antes de su salida hacia los lugares donde iban a realizar sus intercambios. 

Para este estudio se realizó un análisis transversal basado en una encuesta online que consistía en preguntas sobre el comportamiento sexual, la autoestima y el bienestar psicológico. En el estudio participaron 136 estudiantes de intercambio procedentes de una universidad sueca, de donde iban a salir para sus estancias a diferentes universidades europeas. Los datos se analizaron mediante análisis de estadística descriptiva y analítica. La mayoría de los y las estudiantes de intercambio calificaron su salud como buena, con un buen bienestar psicológico y una autoestima que consideraron alta. También la mayoría de estos/as estudiantes participaron, antes de la partida, en sesiones de información que abordaron los esfuerzos preventivos sobre el VIH/ITS y las relaciones sexuales seguras.

Los resultados afirman que aproximadamente la mitad del estudiantado de intercambio tuvo relaciones sexuales con una nueva pareja durante el semestre de intercambio, y el 87% de ellos/ellas tuvieron un comportamiento considerado de riesgo sexual. Más de la mitad (61%) de los y las estudiantes de intercambio habían recibido esfuerzos preventivos antes de su partida. En el estudio no se encontraron diferencias estadísticamente significativas con respecto a la información preventiva entre quienes informaron conductas de riesgo sexual y quienes no lo hicieron. 

El grupo que tenía un comportamiento de riesgo sexual deseaba condones gratis y acceso a clínicas para la salud sexual. El estudio destaca la realización de un comportamiento de riesgo sexual durante los estudios de intercambio y, por tanto, la necesidad de medidas preventivas más efectivas. Estos resultados también informan sobre la importancia de realizar campañas sobre el consentimiento en las relaciones sexuales y la prevención de posibles situaciones de acoso o agresión sexual que puedan darse. 

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación