En la actualidad, la emergencia climática está al orden del día, pero lo que también está al orden del día es su impacto en los grupos sociales más vulnerables.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los efectos de los desastres naturales, en cuanto al género, suelen ser más graves allí donde el nivel socioeconómico de las mujeres es más bajo. Si las mujeres tienden, por ahora, a tener mayores cargas laborales y salarios más bajos, en un panorama con el cambio climático como protagonista se agrava la situación. En aquellas zonas donde se carece de recursos como agua, energía y alimento, muchas veces son niñas y mujeres las que están obligadas a abandonar la escuela para juntar leña o conseguir agua, lo que supone tiempo y muchas veces peligros para las propias niñas, eso sin mencionar el matrimonio infantil para la obtención de recursos.

También las mujeres tienen más probabilidades de enfrentar consecuencias de salud debido al clima, como son los casos de desnutrición o malaria e incluso la mortalidad, debido a desastres naturales como sequías, inundaciones, etc.

Medidas como el Equal Measures 2030, que publicó el Índice de Género de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), ya analizan y abordan datos en base a indicadores de vulnerabilidad relacionados con el género y el cambio climático. Lo que sí está claro es que, al final, todo va ligado y no podemos abordar una crisis climática sin haber abordado también las cuestiones sobre la igualdad de género para que aquellos grupos más vulnerables, entre ellos mujeres y niñas, no sean los mayores afectados.

Si quieres, puedes escribir tu aportación