Norah Lange nació en Argentina en 1905; destacó como novelista y poeta vanguardista.

Comienza a publicar muy joven: las novelas Voz de vida, en 1927; 45 días y 30 marineros, en 1933. Posteriormente, en 1937, escribió el libro en prosa Cuadernos de Infancia, con el que ganó el primer Premio Nacional de Literatura. En estos tres primeros libros, aunque ya planteaban cierto aire rupturista con el empleo de alguna imagen cubista o expresionista, en general destacaban el estilo sencillo y referencial dentro de los cánones del realismo.

Pero escribió más novelas: Antes que muera, en 1944, un libro de memorias, continuación de Cuadernos de Infancia; Personas en la sala, en 1950; Los dos retratos, en 1956.

En 1958 le dieron el Gran Premio de Honor y Medalla de Oro que le concedió la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).

En su obra se pueden distinguir dos etapas diferenciadas: una primera que se caracteriza por un realismo heterodoxo y la segunda en la que predomina el estilo autobiográfico y vanguardismo fantástico.

En Cuadernos de Infancia se encuentran temas y motivos como la muerte del padre y los miedos infantiles, que combina con temas de raigambre fantástica como los espejos y retratos, temática que será central en sus novelas posteriores.

Es una obra de gran innovación estilística en la que adquieren gran importancia las técnicas rupturistas y surrealistas, en las que experimenta con el lenguaje. De modo que su novela Antes que mueran es una continuación de esta obra, para salvar para el recuerdo sus memorias, esos momentos vitales de gran intensidad, sin anécdotas, sin cronologías; retazos de la emoción que hirieron su sensibilidad.

Así, su obra Antes que mueran significa su entrada en la nueva narrativa, que tuvo sus inicios en Hispanoamérica a principios de los años cuarenta, con el impulso eminente de los cuentos de Borges, en la línea fantástica. Es una novela de transición, experimental, con muchos rasgos vanguardistas; sus ingredientes fundamentales son lo fantástico y la ambigüedad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación